Publicado el: 08 Ago 2017

Primera baja en la Cofradía del Xiringüelu tras el violento fin de fiesta

Diego Gómez, uno de los principales impulsores de la principal verbena praviana, abandona la directiva

IU lanza un comunicado aplaudiendo las fiestas y criticando a una “minoría incontrolada” como causante de los sucesos finales

Diego Gómez

 

Redacción / Pravia

Diego Gómez, vocal de la Cofradía del Xiringüelu, es la primera baja tras el conflictivo fin de fiesta generado por la carga policial contra la actitud violenta de un grupo de personas en estado de embriaguez. La decisión ha caído como un jarro de agua fría sobre el resto de los cofrades y muchos pravianos dado que Diego es una persona admirada que siempre ha trabajado por el bien de las fiestas. Según se recoge en Pravia al Dedillo “tuvo la mala fortuna de estar en el momento en que esos energúmenos se comportaron como lo que son, pues que quede en eso, en estar allí en el peor momento. Estuvo defendiendo a los camareros y a las personas que fueron víctimas de esa gentuza, por eso pensamos que no debe de dejarlo y que tiene que recibir el apoyo de todos nosotros”.

Por otro lado siguen las reacciones a la fiesta. Desde Izquierda Xunida de Pravia se ha difundido un comunicado en el que consideran que ha habido un “sobredimensionamiento interesado de unos intolerables sucesos del pasado domingo”. A juicio de esta formación política lo ocurrido cuando un grupo de personas se negaron a abandonar el bar de la fiesta cuando esta ya había terminado “ni representa ni es significativo de una fiesta de la magnitud e importancia como el Xiringüelu. Solamente representa a una minoría incontrolada que, lamentablemente, se encuentra, en mayor o menor medida, en todo evento popular en cualquier punto de Asturies”.

Añaden que el Xiringüelu “es la fiesta por excelencia de Pravia y en ella nos damos cita las vecinas y vecinos del concejo a través de las diferentes peñas que durante meses preparamos con cariño la que es la fiesta que nos representa a todas. Lamentablemente la imagen sobre la que se pone el foco es la de la minoría de quienes no respetan la fiesta y no la de jóvenes y no tan jóvenes construyendo durante una semana sus casetas, la de grupos de amigas y amigos disfrutando de un domingo de diversión o la de las familias que, pese a todo, siguen manteniendo el punto de unión con la romería tradicional”. Por último felicitan tanto a la Cofradía del Xiringüelu “como a todas las romeras y romeros que disfrutaron e hicieron posible que la fiesta de Pravia fuese todo un éxito. Y todas aquellas y aquellos que la intentaron enturbiar, que nos dejen tener la fiesta en paz”, añaden.

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón