Publicado el: 24 Ago 2017

Lo que nos vende Rajoy y la realidad

Por José Manuel R. ANTOMIL

Nuestros gobernantes y sus palmeros sacan pecho para decirnos que gracias a ellos hemos salido de la crisis, una crisis que el pueblo no ha provocado y que ellos por supuesto no han sufrido.
Dicen que estamos creciendo al 3%, que somos la locomotora de Europa, que el paro disminuye en no sé cuántos miles diariamente, que la gente ya está consumiendo como antes, que ya todos nos vamos de vacaciones como antes de la crisis…
La realidad de la calle es bien distinta, o así lo vemos quienes un día sí y otro también la pisamos, cosa que no hacen los gobernantes y los políticos en general.
No sé a qué porcentaje estamos creciendo, pero desde luego ese crecimiento será para las rentas altas, porque los demás… Las pensiones han subido el 0,25%, los sueldos gran parte de ellos no llegan a mil euros, el que tiene la suerte de trabajar; por contra, la vida, año a año se va encareciendo (baste mirar el recibo de la luz), lo que significa que la clase baja (por que la media no existe), cada año pierde poder adquisitivo.
El paro disminuye, ¡claro! Una sola persona en un año puede ser contratada una docena de veces, con lo cual, esa persona resta 12 parados y seguramente no ha llegado a trabajar 6 meses en el año (ya no voy a comentar cuanto ha ganado).
Otros muchos ya no acuden a las oficinas de empleo porque ya han perdido toda opción de encontrar trabajo, y a quienes deciden irse del país, se les elimina de las listas del paro ¡claro que si! Tienen razón: el paro disminuye pero, si fuese realidad, ¿cómo se explica que la Seguridad Social ingrese menos?, ¿Cómo se explica que se haya dilapidado la hucha de las pensiones?
Dicen que vamos consumiendo más. Hombre, comer tenemos que comer, vestir y calzar, pero ¿qué explicación pueden dar a que cada día cierren miles de pequeños negocios de todo tipo? ¿Cómo pueden explicar que en las ciudades no se caminen 20 metros sin que te asalte un mendigo? y si te sientas en una terraza cada 5 minutos llega alguien a pedir una limosna. Y no hablo de extranjeros, hablo de mendigos nacionales.
¿Cómo explican que las cocinas económicas están cada vez más llenas y cómo se justifican los devastadores informes sobre la pobreza en España, de organizaciones no gubernamentales?
¿Cómo nos explican que al cierre de determinados establecimientos de alimentación o de hostelería haya colas para recoger la basura?.
Tienen razón. La gente se mueve más pero el gasto disminuye. Que pregunten en los hoteles, restaurantes etc, si el consumo es igual al de antes. Y no puede ser, simplemente porque la clase trabajadora gana menos, los pensionistas ganan menos y la clase media ha desaparecido.
Sí le reconozco al Gobierno la capacidad que tiene de embaucar al personal, de adormecer a la población y en especial a los universitarios. Antes, casi todos los movimientos y protestas sociales, salían de la Universidad. Hoy no se mueve nadie. Todavía no se creen que van a sacar una carrera sacrificando su juventud y la economía de sus familias para luego ganar 600€, cotizar media jornada y con contratos temporales (salvo honrosas excepciones).
Los medios de comunicación públicos también tienen bastante culpa del pasotismo ciudadano, pues una misma noticia es irreconocible si se compara con las privadas.
¿Cómo se puede decir que salimos de la crisis cuando el salario mínimo interprofesional apenas llega a 700€?. Escasea el trabajo, las pensiones no están garantizadas, pagamos la electricidad y los combustibles más caros de Europa, la corrupción nos cuesta 90.000 M € al año y los responsables de ellas se van de rositas. Apenas hay corruptos en las cárceles y no se recupera un sólo euro de lo robado, el déficit público se ha disparado y se gobierna para el Ibex 35.
OlvÍdense de Venezuela y mejórennos nuestra vida diaria, que esa es su obligación.

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón