Publicado el: 14 Mar 2018

El desarrollo turístico de Pravia, su historia

Por José Luis SUÁREZ RODRÍGUEZ

 

En Asturias todos los concejos hacen propaganda de lo mejor que pueden ofrecer de su territorio para obtener la llegada de visitantes, que representa un beneficio para su localidad.
Tenemos un ejemplo clarísimo muy cercano como es el de Cudillero, cuyo alcalde en su época, aprovechando un programa de televisión, realizó una gran propaganda de su pueblo marinero, resaltando las cualidades y encanto de su construcción, calles y puerto, que dio como resultado la afluencia de turistas que acuden cada año a conocerlo.
Todos los concejos hacen resaltar con la debida propaganda, lo que consideran que existió en su pasado para la atracción de turistas, como puede ser la llegada de un rey en la antigüedad, el museo de dinosaurios, la casa del emigrante, cuevas prehistóricas etc. etc. y otros del presente, como llagares de sidra, osos, berreas, etc. etc. En algunos lugares con ese objeto se realizan obras incomprensibles, como puede ser la Muralla de Grado. En Raíces (Castrillón) insisten con mucha propaganda en hacer creer que en ese lugar existe el Castillo de Gauzón, cuando no se encontró nada que lo demuestre sino todo lo contrario.
Lo que sea, cada uno destaca con gran interés lo que pretenden que se visite.
Esta comarca que forma la gran ría del Bajo Nalón, comprendida entre los concejos de Pravia, Soto del Barco y Muros de Nalón, nunca ha tenido gobernantes que se preocuparan de la gran riqueza que se podría alcanzar a través del conocimiento de sus hermosos paisajes y principalmente de su historia.
De siglos antes de Cristo existen diez castros de la época del bronce no investigados, algunos a orillas de la ría, el geógrafo Ptolomeo situó por coordenadas en el siglo II d. de C., la localidad de Avia capital de los pésicos, centro social y político de gran importancia en aquella época; nunca se trató de buscar. Durante la época romana entre los siglos II al III Avia es ocupada por los romanos a la que denominaron con el sobrenombre de Flavium-Avia, único lugar en Asturias que ostento el nombre del emperador romano. Existe en Soto del Barco un importante yacimiento romano sobre el que no se realizó ninguna investigación. En Muros del Nalón, sobre una colina entre las playas de Aguilar y Silo, se encuentran los restos de una fortaleza bajo una plantación de eucaliptus y maleza.
Durante el dominio árabe reinaron en esta orilla del Bajo Nalón cuatro reyes: Silo, Mauregato, Bermudo I y Alfonso II. Adosinda, esposa del rey Silo era nieta de D. Pelayo y fue la primera reina de España nacida en Asturias.
El castro de Doña Palla tiene todas las posibilidades de ser anteriormente el castillo de Gauzón reedificado por Alfonso III el Magno. Nunca fue estudiado.
En la localidad de Pravia no se encontraron restos de la época romana para que pudiera considerarse esa su procedencia. Fue reconocida como pueblo en el siglo XIV. En la antigüedad, Pravia no existía como localidad, este sobrenombre correspondía al territorio comprendido en la margen izquierda del río Nalón a todo lo largo de la ría hasta el concejo de Luarca.
Pravia como concejo alcanza en la actualidad aproximadamente una población de algo más de nueve mil habitantes. No existe en toda España un lugar tan pequeño que hubiera tenido en su territorio cuatro reyes de la España Cristiana y una reina, Adosinda, nieta de Pelayo, que fuera durante trece siglos la primera de España nacida en Asturias. Hoy la segunda es Doña Leticia.
Se erigió la estatua del rey Silo hace pocos años y suele verse algún grupo contemplarla dirigidos por un guía. No habría turista que visitara Asturias que no pasara a conocer Pravia, si en este lugar se pudieran contemplar las estatuas de Dª Adosinda, esposa de D. Silo y las de los reyes: Mauregato, Bermudo I y Alfonso II realizando la debida propaganda.
Con el rey Silo se formó el principio de un reino con un Palacio y una Corte; los reyes anteriores eran caudillos militares que se refugiaban en los Picos de Europa. El reino cristiano comenzaba a tener una importante extensión, comprendía los territorios de Asturias, Galicia y Santander, durante estos reinados se mantuvo y se repobló a pesar del gran poder militar árabe.
Mauregato, instituyó a Santiago Apóstol como patrón de España, a través de los escritos del Beato de Liébana, casi cincuenta años antes del descubrimiento de su tumba en Compostela. Algunos historiadores consideran falsa la cesión del trono de Bermudo I a Alfonso II por lo que el reinado en Pravia pudo durar algunos años más.
Para obtener un coste inferior las estatuas de Mauregato, Bermudo I y Alfonso IL serían de medio cuerpo, solamente de cuerpo entero la de Adosinda junto a la de Silo que ya existe. Los medios para la ejecución y puesta en su lugar de las estatuas se podrían obtener por diversas aportaciones: Ayuntamiento, Gobierno regional, empresarios del concejo de Pravia: Terpla, Toscaf, etc. Restaurantes, talleres, comercios, etc. y voluntarias de los vecinos.
Se podría hacer una asociación de vecinos que junto al Ayuntamiento sacara adelante esta propuesta y realizar un estudio previo del coste total de su instalación, para conocer de alguna manera sus posibilidades. El Ayuntamiento debería preocuparse por el desarrollo cultural de nuestro concejo y tomar la iniciativa para darlo a conocer.
Necesitamos hacer valer nuestro territorio, revalorizar nuestra historia, darla a conocer físicamente y con propaganda, promover un recorrido histórico por los lugares que todavía se conservan. Más propaganda, y llenaríamos esta localidad de visitantes, lo que también favorecería a otros concejos del Bajo Nalón por su proximidad.

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón