Publicado el: 08 May 2019

Diferenciarse para sobrevivir

Por Severino FIDALGO

Economista por la Universidad de Bilbao, Máster en Desarrollo Local y Experto en Patrimonio Industrial

Independientemente de las cuestiones personales del tipo que sea, sentimentales, que toda la vida lo conocí así etc. y que a título personal, puedan prevalecer sobre otras, hoy día debemos reconocer que en un mundo competitivo en todos los aspecto de la vida es necesario asumir una cierta neutralidad en el tratamiento de esas cuestiones, hay otras que tienen un trasfondo histórico incluso más natural o verdadero y que posibles modificaciones puntuales (algunas duraron 20 años y nunca se
cumplieron en profundidad) que más bien eran por aquello de“publíquese pero no se cumpla”. Según Ciriaco Miguel Vigil el Ayuntamiento data de 1744, que al ser tan pequeño, juntamente con el de
Noreña se vieron obligados a unirse a otros concejos más importantes, posteriormente se recibió un escrito del Gobierno, en agosto de 1868 accediendo a que Muros según había solicitado, siguiese siendo
independiente. Muros o Muros de Pravia se independizó de Pravia en
1847. En 1916 por R.D. se denominó Muros de Nalón para evitar confusiones y que el correo llegara a Pravia, ocasión que se perdió para San Esteban que desde el Consistorio, parece ser no añadió el cambio para San Esteban que siguió llamándose San Esteban de Pravia. Respecto a Muros creo que se identifica bien por Muros de Nalón, en este caso al menos tuvo su lógica y el hecho diferencial es indiscutible, respecto a Muros de otros lugares, facilitando su búsqueda.
Y aunque para los lugareños nos es suficiente con decir San Esteban, al hablar de la localidad, pero no es menos cierto y ahora más que nunca que al referirnos a San Esteban en otros lugares (del territorio provincial o nacional) o utilizar los medios de comunicación que hoy manejamos, necesitamos esa precisión que favorece la comunicación y evita confusiones cuando se pregunta la ubicación de esta localidad.
Consultando la bibliografía (Xulio Concepción Suárez: Toponimia Asturiana, El porqué de los nombres de nuestros pueblos. Luis Alberto Prieto García: Diccionariu de sinónimos de la Llingua Asturiana. Madoz 1845-1850 Asturias ed. Facsímil. G.E.A. de Silverio Cañada. Gaspar Melchor de Jovellanos. Cartas del viaje de Asturias. Dicccionariu de la Llingua Asturiana-Academia de la Llingua Asturiana. X. Ll. García Arias: Diccionariu Etimolóxico de la Llingua Asturiana (DELLA)) que atañen al caso aunque no el primer libro ya que el me dio la idea parte de su título, cómo sobrevivir en un entorno competitivo de alto riesgo. Al igual ocurre y por eso hay que aprovechar el momento y hacernos un sitio en el mapa
en lo relativo a la toponimia y los topónimos. Es importante no dejar cerrado este capítulo e ir añadiendo topónimos con un significado especial en el municipio. Como ejemplo diría Llain, todos sabemos que nos referimos al taro de fango que siempre existió en la Dársena del Puerto de
San Esteban. Es indiscutible que el primer nombre con que se denominó esta localidad
fue: San Esteban de Bocamar en 1148.
Las primeras referencias históricas que conocemos de este pueblo (así consta en los escrito de la Catedral según fotocopia) el Rey Alfonso III, el Magno dona a la catedral de Oviedo, en el año 905, “ECCLESIAM S. STEPHANI IN ORA MARIS. Me atrevería a decir que algunas cuestiones por las que el “de Pravia” prevalece es debido a donde se ejecutan los pleitos, de donde son los señores (Valdecarzana) las incesantes pretensiones pesqueras, justificando la llegada de agua de mar a Pravia los trasiegos comerciales sobretodo de sal provenientes de Torrevieja, que desembarcaban en San Esteban y también se almacenaban aquí aunque luego fueran camino de Pravia para distribuirla. Incluso La ermita del Espíritu Santo se denominó Canto de Pravia hoy día en desuso, pero como la importancia de Pravia
era manifiesta tanto poblacionalmente como de jurisdicción es indiscutible la poca entidad e identidad que teníamos, incluso Pravia controlaba algunas plazas para el servicio del puerto.
En 1792, pasó por Muros y San Esteban Jovellanos donde menciona: el cabo del Espíritu Santo, por otro nombre canto de Pravia, por lo que da lugar a numerosas tergiversaciones y confusiones. Es evidente que la ligazón portuaria de Pravia con San Esteban era más que evidente, sin embargo nunca perteneció a Pravia, como parte del Concejo de una forma directa, si por ligazón a Muros de Pravia.
En el libro de Félix G. Fierro aunque no da unos límites o linderos si, en algún párrafo se pueden sacar conclusiones, como cuando habla de los términos y lindes o como cuando menciona a D. Diego Fdez. Miranda en un pleito entre Pravia y la Casa Feudal del Sr de Muros…territorio de San Esteban linda por arriba con la Losa de Premontorio y la peña del gato etc.… siendo suyo el término de espilonga, que con el pasar de los tiempos hasta llegar a 1962 que es cuando es proclamada parroquia,
siendo obispo D. Segundo de Sierra y Méndez y estableciendo que dicha parroquia (suelen coincidir los términos eclesiásticos con los civiles) está limitada de la siguiente manera:
AL NORTE: con una línea recta imaginaria que va desde la Capilla del Espíritu Santo a la fuente da Can de Villar (la de arriba);  AL SUR con el Puente de La Portilla y la carretera general de Gijón a Luarca.
AL ESTE con el río Nalón, desde el Puente de La Portilla hasta la desembocadura o punta de de La Barra del Puerto (morro del espigón); AL OESTE, con la línea imaginaria que va desde la Tronca al Reguerón.
Dado en Oviedo a diez de julio de 1963.
Por tanto es necesario aprovechar el momento y prescindir de “de Pravia”, que hoy día en los tiempos de los navegadores, podría a dar lugar a más perjuicios que beneficios, eso pensando en los que nos visitan, por la razón que sea. Esta también todo lo que implica el no tener apellido (no poniendo ni siquiera de Pravia) como se propone, lo cual agravaría más las cosas o necesitaríamos acotar (en el navegador) más su búsqueda que si lo denominásemos de BOCAMAR. San Esteban “per se” no significa nada, salvo para los lugareños y creo que nadie negará esta cuestión histórico práctica, ni tampoco soy el primero que la plantea, pero sí que aprovechando la disposición a hacer oficial la toponimia del concejo, incluir la denominación San Esteban de Bocamar es un momento oportuno, incluso funcionaria como una marca de distinción, que yo sepa en España no hay ninguna (es ahora o nunca), por eso y desde mi punto
de vista y atendiendo a la historia que acompaña a esta “localidad” distinción aplicada y merecida en su día y refrendada por su importante pasado de la minería del carbón, siendo como es, parte de las cuencas mineras que aúna las aguas de muchos ríos y resume la historia, si no se hace así seguiremos siendo San Esteban para los lugareños que con el añadido de Pravia o sin él perderíamos entidad máxime con una población de 500 habitantes al menos un nombre propio que nos identifique: San
Esteban de Bocamar.

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón