Publicado el: 14 May 2019

Un esqueleto y un instituto

Por Soledad GARCÍA FERRER (*)

 

 

El pasado día 10 de mayo celebramos simultáneamente dos acontecimientos importantes para Pravia y para los concejos vecinos: la demolición de “el Esqueleto” y la inauguración del instituto de enseñanza secundaria. El instituto se inauguró en 1968, un año de libertad y de imaginación, y significó para la juventud praviana el poder estudiar por primera vez en una institución pública, no controlada por poderes económicos ni religiosos. En cuanto a la demolición de “el Esqueleto”, todo el mundo sabe que nos referimos a un edificio a medio construir que se elevaba desde hace 30 años y hasta hace poco al lado de la Biblioteca.

“El esqueleto” se había ido convirtiendo en un personaje famoso fuera de Pravia. Cuando alguien venía a vernos, lo llevábamos a visitar ese dinosaurio antediluviano, ese fantasma que se alzaba como un espantajo frente al parque infantil, con sus fierros retorcidos. El espectro que en otros tiempos recorría Europa parecía haberse venido de vacaciones a Pravia. Ahora que yace en el suelo, casi lo vamos a echar de menos. ¡Adiós, esqueleto! Ya no vas a asustar más a los niños. Estabas ya bien muerto, pero ahora te vamos a enterrar. Y contigo enterramos una política putrefacta de otros tiempos: la de la burbuja inmobiliaria, la de la especulación y el pelotazo, la del negocio del ladrillo. Una política que era puro hueso, como tú, sin carne y sin sangre, sin sentimientos; una política que desahuciaba a la gente, que vaciaba los pueblos y los centros de las ciudades, que solo servía para que los ricos se hicieran más ricos. Por encima de ti vamos a extender un terreno público verde donde los niños puedan jugar a sus anchas y nosotras podamos venir a pasear y a charlar con los amigos, un terreno en el que ganemos todas.

Me parece que los dos acontecimientos que celebramos el día 10 de mayo, uno ocurrido hace 50 años y el otro hace unos días, están relacionados entre sí. La inauguración de una institución pública de enseñanza superior significó la modernización del concejo, el acceso universal a la educación, la apertura de Pravia a la Universidad; y la demolición de “el Esqueleto” significa ahora la liberación de espacios para el uso y el disfrute públicos. Ambos acontecimientos significan, en definitiva, la circulación de un aire nuevo y más limpio en el Concejo, un empowerment de la ciudadanía, la apropiación de la gente de su cultura y de su territorio. En el caso de “el Esqueleto”, las vecinas han representado la fuerza principal en una lucha por la que en Podemos hemos apostado desde el principio. Gracias a su apoyo, hoy día podemos celebrar que este símbolo del pasado queda, por fin y de una vez, enterrado.

___

(*) Soledad García Ferrer es doctora en Filosofía y licenciada en Filología Alemana por la Universidad Complutense de Madrid. Actualmente es profesora de filosofía en el IES de Pravia y Presidenta de la Sociedad Asturiana de Filosofía (SAF). Se presenta con Podemos a las elecciones municipales para el concejo de Pravia y a las elecciones autonómicas por la circunscripción de Occidente.

 

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón