Publicado el: 10 Ene 2018

Loli García: “Los pravianos se cuidan, les gusta arreglarse y vestir bien”

Entrevista a la comerciante praviana, galardonada por la UCAYC en reconocimiento a toda su carrera

Loli García/ Foto de Lucía Martínez

Por Lucía MARTÍNEZ/ Pravia
El 30 de octubre de 2017, tras más de 30 años al frente de la Droguería Central, la praviana Loli García Fernández recibió el premio a toda su carrera, concedido por la Unión de Comerciantes de Avilés y Comarca (UCAYC). Tras su jubilación, Loli García dejó el testigo a sus hijos Alfonso (al frente de la droguería) y Belén (que gestiona el centro de estética ubicado en el mismo local). Hoy Loli nos permite charlar con ella para conocer de primera mano, cómo se siente y cómo fue su vida profesional y personal durante todo este tiempo.
– Ha sido galardonada por la UCAYC, por tu trayectoria comercial y por su jubilación? ¿Cómo se siente?
– Me siento muy contenta y emocionada por el reconocimiento. Sorprendida por la acogida y las muestras de cariño que he recibido durante todos estos días por la gente de Pravia y de fuera.
-Fueron más de treinta años al frente de uno de los negocios, con más renombre de Pravia. Pero ¿cómo empezó todo, dónde arrancaron los cimientos?
– La Droguería Central es fundada en 1928 por Manuel Fernández. Su hija Claudina se hizo cargo del negocio posteriormente junto a Alfonso como empleado. La tienda entonces era droguería, juguetería y un poco de todo… Tras el pronto fallecimiento de Claudina, somos Alfonso, mi marido, y yo los que asumimos la dirección del negocio. La entonces Droguería evoluciona rápidamente hacia la perfumería y el complemento convirtiéndose así en una tienda moderna. En el año 1996 fallece Alfonso y yo continúo con la ayuda de mis jóvenes hijos Alfonso y Belén. Poco a poco éstos van incorporándose al día a día de la perfumería hasta trabajar los tres juntos. Belén incorpora a la tienda en el año 1999 un centro de estética, en el que a día de hoy se realizan todo tipo de tratamientos de cuidado personal y belleza. Hace 3 años que me jubilé y Alfonso regenta la perfumería y Belén el centro de estética. Son muchos los años que llevan dedicados a este negocio y esperan dedicar muchos más con dedicación e ilusión.
-De sus años al frente del negocio, ¿qué destacaría?
– Lo primero, la relación tan estrecha que llegas a tener con los clientes y todo lo que me aportó el trabajo. Siempre me llenó y siempre lo hice con muchísimas ganas e ilusión. Por supuesto, algo tan especial como trabajar con mis hijos hizo que no sólo nuestra relación familiar se afianzase más. Todas las anécdotas, el apoyo, la unión, todo lo ocurrido en la tienda lo compartimos los tres. Tanto lo bueno como lo malo, que gracias a Dios, de esto último, hubo lo menos.
– ¿Cómo cambió el comercio en todos estos años?
-El comercio evolucionó hasta adaptarse a las nuevas tecnologías y concretamente nuestro sector creció a nivel de cosmética y complemento. En Pravia, la gente, se arregla, viste bien y le gusta cuidarse y eso hizo que nuestra tendencia fuese buscar lo que el público demanda, porque para nosotros los clientes, siempre fueron lo primero.
-Ya que nombra a los clientes ¿qué significa para usted esa palabra?
-Le hablo desde el corazón, mis clientes son mi vida, mi sustento, mi respeto hacia ellos es tan grande como el agradecimiento que siento por su confianza y su apoyo durante tantísimos años. Les tengo tanto afecto, como si hablase de un amigo cualquiera. Son la parte más gratificante de mi trabajo, para ellos y por ello estuvimos y seguiremos estando y ellos son la base del buen funcionamiento.
– ¿Cuál es el truco para qué después de tantísimos años al frente de un negocio, la gente le siga queriendo tanto?
-No creo que tenga truco. Me comporté como soy, la misma persona en casa que en la calle o en el trabajo, intentando a veces que los momentos difíciles no interfirieran en el día a día, sin más. En cuanto al cariño que recibo, supongo que tantos años tantas confidencias, hacen que la unión sea así de fuerte.

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón