Publicado el: 14 Sep 2020

La escuela de Riberas no debe cerrar

Por Jesús LASTRA

La aparición en este diario de la noticia de que la escuela de Riberas, perteneciente al CRA Bajo Nalón, esta próxima a su cierre, me trae a mi memoria recuerdos. Recuerdos de un pasado reciente, de cuando en Riberas era incipiente el movimiento vecinal de la mano de su AA.VV Marcelino González e hizo suyo el lema “Trabajando unidos mejoraremos “. Tiempo en el que vecindario y AA.VV junto a la juventud recuperaron el uso de los locales de la escuela donada por D.Marcelino González como sede social y punto de encuentro del pueblo.
Sin duda periodo ilusionante, espacio de unidad y apuesta comunitaria de los vecinos comprometidos con su pueblo, deseosos de ser tenidos en cuenta y oídos por una Corporación del Ayuntamiento de Sotu’l Barcu que de aquella no tenia a Riberas en sus planes de atención.
Vuelvo a repetirme, ilusionante periodo de nuestra historia donde el pueblo unido a su AA.VV forjó muchos proyectos para el futuro de Riberas, uno de ellos y muy importante luchar por una escuela de parvulario.
Ingente la ilusión y el trabajo por hacerlo realidad, reuniones, recogida de firmas, viajes a reunirse con los organismos pertinentes… Trabajo arduo que al fin recogía sus frutos con el anuncio de la concesión de esta escuela a Riberas. Tiempos de satisfacción que en nada hacían presagiar que su concesión podría significar la expulsión de esta AA.VV de los locales donde desarrollaban su actividad por una corporación caciquil que con ello encontró el mejor argumento para erosionar la actividad asociativa de los vecinos junto a su pujante e incómoda AA.VV.
Todo ello con la connivencia y apoyo de la Dirección de Educación, aplicando una vara de medir injusta como solución al tema.
Solución que solo aceptaba para la implantación en el pueblo de la citada escuela, la salida de la AA.VV de los locales, desoyendo con ello la propuesta vecinal que pedía utilizar otros locales vacíos anexos, que en su tiempo fueron escuela de niñas y contaban con vivienda propia apta para su uso. De nada sirvieron las protestas vecinales. El objetivo era erosionar la pujanza de una asociación que había unido a los vecinos y su espíritu reivindicativo.
Por eso hoy, pasados años de esto, no puedo dejar de sentir tristeza con esta noticia y sentir con ello que se pierda un logro fruto de lucha y tesón del pueblo por los efectos del despoblamiento y la apatía de algunos.
Sinceramente confío en que Riberas mantenga esta escuela, al menos intentarlo y hacerlo realidad vuelve a ser tarea de todos arrimando el hombro juntos.
Por no intentarlo que no quede.

Comentarios:
  1. Antonio dice:

    Quién escribe y firma como Jesús Lastra???…

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón