Publicado el: 31 Ene 2018

El castro de Doña Palla es el castillo de Gauzón

José Luis Suárez Rodríguez

Por José Luis SUÁREZ RODRÍGUEZ

El diario La Nueva España publicó el pasado 10 de noviembre la noticia: “Los arqueólogos inician sus trabajos en el castro de Doña Palla” el yacimiento será limpiado…Pudiera ser este el principio para el estudio y descubrimiento del famoso castillo de Gauzón que durante tantos años y en tan diversos lugares se trató de identificar sin conseguir verificar su autenticidad.
Últimamente, Uría Ríu consideró al cerro de Raíces en Castrillón, el lugar de su asentamiento. Años después de su fallecimiento se realizaron estudios arqueológicos sobre el lugar, sin obtener ningún resultado que lo demostrara. Posiblemente, si estuviera presente, sería la primera persona en reconocer su error.
El castillo de Gauzón fue edificado por Alfonso III El Magno para evitar que los vikingos llegasen a saquear Oviedo. En su interior existía una iglesia, un taller de orfebrería donde se revistió la Cruz de la Victoria, y era utilizado como residencia temporal del rey.
Para promover la investigación sobre el que se encuentran los restos de un castillo deben observarse diferentes estudios que ordenadamente hagan posible su interés. Se deben obtener: mapas, dibujos o fotografías, que se hubieran publicado sobre dicho lugar y una completa información de parcelas, caminos y toda la toponimia de la zona en que se encuentra. También su entorno, antiguo poblamiento, alcance visual y situación estratégica, que justifiquen su implantación. A continuación se pasaría a un estudio arqueológico sobre las ruinas y su espacio próximo.
El testamento de Alfonso III en su donación a la iglesia de San Salvador en Oviedo del castillo de Gauzón, expone los diversos lugares que existen en sus proximidades determinando con exactitud su emplazamiento. Estos términos se encuentran en el castro de Doña Palla: caminos, mapas, parcelas, edificaciones, personas, localidades, escritos etc. Los historiadores que trataron de situarlo en otros territorios no tuvieron en cuenta esas referencias al no ser fáciles de localizar, particularmente si no tienen la residencia en sus proximidades.
Por todas estas razones reafirmamos, a continuación de una forma resumida, que el castillo de Gauzón se encuentra en la margen derecha del río Nalón, en el lugar hoy denominado castro de Doña Palla, próximo al límite que deslinda los concejos de Soto del Barco y Pravia.
Su entorno: Se encuentra a orillas del río Nalón sobre el que se realizaron fuertes obras que lo transformaron en una fortaleza inexpugnable, se rodea de fosos, escarpes y murallas, que protegen una superficie de 70.000 metros cuadrados y restos de edificios de unos 500 metros cuadrados. También existía un puente levadizo que protegía su entrada, un palacio y un convento.
Antiguo poblamiento: Este territorio ofrece uno de los poblamientos mas antiguos de esta región. Desde la prehistoria con las cuevas de San Román de Candamo, (20.000 años a. de C.), nueve castros de la época del bronce, la localidad de Avia capital pésica, espacios muy romanizados con su población Flavium-Avia, única en Asturias con el sobrenombre del emperador, y pueblos con el apelativo romano de Villa, por último, la monarquía durante la dominación árabe, Silo, Mauregato, Bermudo y Alfonso II.
El castro de Doña Palla proviene de en castro pésico anterior al siglo I. Fue utilizado por los romanos entre los siglos I al III. Por los reyes, siglo VIII. Se reconstruyó como una gran fortaleza, posiblemente en el siglo IX y fue después ocupado a principios del siglo XI por la nieta del rey de León Doña Palla. A partir de ese momento comenzó a denominarse con el nombre de esta noble dama. Se desconoce su denominación anterior.
Alcance visual: Desde lo alto de su torre se distinguía la entrada del mar Cantábrico en la ría del Bajo Nalón. Existía una torre vigía en lo alto del monte Mirabeche donde se podía contemplar el paso de embarcaciones, desde el mar en San Estaban, hasta las mestas de los ríos Nalón y Narcea, alcanzando la vista sobre la ría y el río Nalón un recorrido de 14 kilómetros de longitud.
Situación estratégica: A orillas del río Nalón cerca de la boca del mar, para evitar la entrada de vikingos hacia Oviedo subiendo con sus naves a través del río. En Oviedo se guardaban los tesoros del reino y está próximo al río Nalón. Estos piratas no ocupaban territorios, saqueaban y destruían los lugares próximos a los ríos para favorecer su huida o retorno: era una táctica que Alfonso III conocía muy bien, pues su suegro el rey de Navarra había sido secuestrado por estos piratas llegando a Pamplona con sus embarcaciones.
La ría en aquella época tenía una configuración distinta, el cambio climático denominado “Óptimo Climático Medieval” había subido dos metros el nivel del mar. Los ríos Nalón, Narcea y sus afluentes carecían de embalses y su caudal era muy superior al actual. Los barcos, veleros de gran calado, podían navegar a través de la ría hasta San Tirso, veinte kilómetros aguas arriba desde su desembocadura. La ría separaba dos territorios, la margen derecha el territorio de Gauzón y la margen izquierda el territorio de Pravia, su villa actual no existía como localidad, solamente una capilla denominada San Andrés.
Taller de orfebrería.- En el castillo de Gauzón se encontraba un taller de orfebrería con el que se recubrió la Cruz de la Victoria de oro y piedras preciosas, según consta en la inscripción que sobre la misma se realizó en el año 908.
Se hallaron en sus proximidades: seis denarios romanos, monedas desconocidas con otras alhajas y preseas extraordinarias, un aldabón grande de oro de nueve onzas de peso, furtivos buscadores de tesoros a mediados del siglo pasado, encontraron una laminilla de oro.
Posiblemente pudieron haberse hallado otras piezas de valor por los buscadores de tesoros que con frecuencia excavan dentro de sus ruinas, si hubiera sucedido se desconocería su importancia, pues el silencio sería la única garantía de su impunidad.
La aparición de joyas puede deberse a muchas razones, pero una de ellas está la de encontrarse en el mismo lugar un taller de orfebrería.
Gran parte del espacio ocupado por estas ruinas siguen inalteradas, por cuanto unas catas para un reconocimiento arqueológico despejaría las dudas que pudieran promover su identidad.
Esta parte de Asturias del Bajo Nalón, poco estudiada, con muy escasa información histórica, posiblemente desaparecida, de gran relevancia en la formación de nuestra región desde la prehistoria hasta la Edad Media, sigue permanentemente olvidada.
La reconoció el Sr. Rodríguez Vigil como: “La Pompeya de Asturias” por esconder en su territorio los restos de una gran parte de nuestra historia.
Son muchos los documentos y las razones que justifican al castro de Doña Palla como el emplazamiento del castillo de Gauzón, y solamente es uno de los lugares que se pudieran investigar de todo este gran espacio, para descubrir alguna de las partes de nuestra ignorada historia.
No dejemos pasar otros veinte siglos.

Comentarios:
  1. Carmen Alvarez dice:

    Sería muy importante para nuestra comarca que por fin empezarán los trabajos de limpieza y excavación en el Castro de doña Paya. Y que buena noticia sería que como consuencia de esos trabajos se confirmara la teoría que Jose Luis nos expone en su escrito, y efectivamente apareciera el emplazamiento definitivo del Castillo de Gauzón en el entorno del castro de doña Paya.
    Muchos e importantes son los castros que se conocen en el Bajo Nalón. En Muros sin ir más lejos hay tres muy pròximos entre sí. La misma playa de Aguilar está flanqueada por dos de ellos, el del Castiello y el del Campón.
    Quiero dar las gracias, porque escritos como éste que estamos que estamos comentando, además de otros ya publicados por José Luis Suárez son una excelente forma de poner en valor el patrimonio cultural de nuestra comarca.

  2. Luis Álvarez dice:

    Menuda barbaridad

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón