Publicado el: 03 Mar 2018

[Entrevista] Rafa Menéndez: “Me encanta innovar e inventar platos”

“La época de la llamada ‘movida praviana’ fue maravillosa, de mucho trabajo pero de grandes recuerdos y casi todos buenos”

Rafa Menéndez, de La Bolera

Por Lucía MARTÍNEZ/Pravia
Rafael Menéndez ‘Rafa’, es un amante de la cocina y del buen yantar. Por eso anda siempre liado entre fogones. Regenta el restaurante La Bolera y relata su larga experiencia en el mundo de la hostelería praviana, un mundo que ha sufrido muchos cambios.
– Se puede decir qué a día de hoy es usted uno de los hosteleros con más antigüedad en el gremio de Pravia. ¿Cómo fueron sus comienzos?
– A la edad de 10 años ya comencé a hacer mis primeros pinitos en la hostelería. Salía del colegio y ayudaba a mis padres en el Bar El Barín, que estaba en la calle San Antonio, hasta que se trasladaron al Bar el Rayma, junto a mi tío Marino Pola. En aquella época, alternaba mis estudios superiores con el bar.
– ¿Teniendo ya un negocio, qué le impulsó a abrir junto a su socio Juanjo La Bolera?
– No le voy a mentir: sobre todo la independencia y buscar nuevo mercado laboral.
– Se puede decir que durante aquellos años, en los cuales fueron disco bar, les tocó vivir lo que se conocía como “la movida praviana” ¿Qué recuerdos guarda de ello?
– Fue una época maravillosa, de mucho trabajo, pero con grandes recuerdos y casi todos buenos. Le puedo decir que había días que aún no habíamos cerrado y ya había que limpiar el local, pues juntábamos un día con otro abiertos. Menos mal que en aquellos tiempos, al que le tocaba cerrar no le tocaba abrir, sino, no sé dónde estaríamos ahora (se ríe).
– Con el paso del tiempo aquel disco bar se convirtió en uno de los restaurantes más importantes de Pravia. ¿Cómo vivió el cambio?
– Ufff, pensándolo a día de hoy todavía siento vértigo. Pero siempre nos gustó innovar y crecer, de ahí el cambio. Y ¿cómo lo viví?: con muchos nervios, pero con muchísima ilusión y trabajo.
– De camarero a cocinero. ¿Qué le da y le quita la cocina?
– La cocina lo único que me quita si es que me quita algo, es tiempo, pero eso te lo quita cualquier trabajo, entonces si te lo quita algo que te gusta, ni lo piensas. Y darme, me da muchas satisfacciones. Como persona a la que le gusta comer, me encanta el innovar, el inventar platos y sobre todo, ofrecer a mis clientes lo mismo que a mí me gustaría comer en un restaurante.
– El año pasado quedaron finalistas, con su “cachopo de la abuela” en el I Concurso Nacional en busca del mejor cachopo elaborado con ternera IGP…
– Si, eso fue una experiencia maravillosa. Fue como un reconocimiento y recompensa al trabajo bien hecho. Ese es el mejor premio.
– ¿Qué es lo que más demandan sus clientes y sobre todo, qué significa para usted la palabra cliente?
– Los clientes demandan un trato cercano y como dice otro gran hostelero: la sonrisa no se compra. Y sobre todo la confianza; piense que tras una barra puedes hacer hasta de psicólogo, pues mucha gente te cuenta sus penas, sus alegrías… y para mí, el 99% de mis clientes son ante todos amigos. Dese cuenta de que muchos de los que venían a lo que era disco bar, a día de hoy vienen casados y con hijos al restaurante. Puedo decir que crecimos juntos, en todos los sentidos.

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón