Publicado el: 03 Mar 2018

[Por las riberas del Aranguín] Caída hacia Pravia

Por José de Arango

Aún cuando la línea divisoria de los territorios municipales de Salas y Pravia pasa por el Puente de La Tienda, en tierras de Cordovero, hay dos parroquias, Malleza y Mallecina, que son salenses desde el punto de vista administrativo pero que tienen lo que por aquí se llama caída hacia Pravia. Durante décadas salía de los garajes de Casa Carallo de Mallecina, los lunes, jueves y sábados la camioneta que se plantaba en Pravia con tiempo suficiente para que los viajeros del Alto Aranguín pudiesen subirse al primer tren del Vasco que los ponía en Oviedo a eso de las nueve de la mañana listos –tras limpiarse la carbonilla sobre todo exterior- antes de ir al médico o a comprar el traje para la boda.
En cambio desde Mallecina hasta Salas solo tenía “La Caralla” (de los “carallos” de toda la vida) el viaje semanal de los martes. Y había inclinación, por parte de los vecinos de la zona alta, a hacer el viaje en burro o en caballo ya que hay menos distancia que a Pravia y además se atajaba mucho desde Priero hasta Villamar sin pasar por Camuño. El servicio de Correo de Malleza y Mallecina con Salas lo hizo, durante varias décadas, “El Moreno” de El Puñil, primero andando y ya en bicicleta en los tiempos modernos mientras que de la zona alta del concejo de Pravia hasta su capital de concejo estaba oficializado en Cesáreo, propietario de El Correo de Villavaler, con vehículo mixto de viajeros y carga. Los viajeros con destino al Alto Aranguín procedentes de Pravia, tenían que aperase en El Cruce y desde allí seguir andando hasta Malleza, Mallecina y las brañas ya fuese por la carretera por si pasaba algún vehículo de motor o por Armayor para salir a La Carril de Malleza.
Sin perder para nada su identidad salense –recuérdese que Cordovero y Folgueras son parroquias pravianas que pertenecieron a Salas- lo cierto es que la caída de Mallecina y Malleza hacia Pravia, quizá por aquello de su fidelidad a un río que nace en Aguión y se entrega al Nalón en Pravia, sigue en vigor y el Puente de La Tienda no supone rivalidad alguna entre los dos concejos sino todo lo contrario. Actualmente el movimiento social, cultural y festivo está protagonizado por las asociaciones vecinales y entre éstas, sean de uno u otro concejo, existen excelentes relaciones como no podía ser de otra manera. Y en el deporte la unidad de esta comarca del Valle de Arango, con toda la ribera del Aranguín incluida, ya quedó sellada allá por la década de los sesenta cuando nació aquel Atlético Aranguín formado por jugadores de Puentevega, Cordovero, Mallecina, La Arquera, Prada, Lindemurias y otros pueblos que tenía como contrincante a Loro, La Espina o el mismo Salas. Faltó poco para llegar a federarse. Faltaba el campo. Y ahora que lo hay, estamos sin personal.

Deje su comentario

Comentarios recientes

La Información del Bajo Nalón