Publicado el: 09 May 2018

Pravia declara caducada la licencia del ‘esqueleto’ para demolerlo

El Ayuntamiento inicia el expediente para declarar la ruina del edificio y exigir a los propietarios su demolición, prevista para diciembre

Esqueleto de Pravia

 

F. Romero / Pravia

El Ayuntamiento de Pravia se ha puesto manos a la obra para poner fin a uno de sus principales problemas urbanísticos: el ‘esqueleto‘ del parque. El Consistorio ya ha declarado la caducidad de la licencia y se ha notificado a los propietarios, que aunque habían presentado reclamaciones, éstas han sido desestimadas. En este momento, según afirma el alcalde David Álvarez (PSOE), “procede declarar la ruina y solicitar a los propietarios que inicien la demolición”. En caso de que no se ejecute la misma el Ayuntamiento actuará de forma subsidiaria y se les cobrará por los gastos a los duelos del frustrado edificio que lleva años abandonado en pleno centro de la villa.

El pasado mes de abril el alcalde acudió invitado a una asamblea vecinal convocada por el Círculo Podemos de Pravia para tratar sobre este problema. En este encuentro Álvarez se había comprometido a declarar la caducidad de la licencia en pocos días, con el inicio del expediente de ruina, y para junio saber quién es responsable de la demolición. El regidor espera que, si todo va bien, en diciembre, después de los trámites administrativos necesarios, se deberá ejecutar dicha demolición .

El solar está situado en la confluencia de las calles Doctor Argüelles y el área infantil del parque Heno de Pravia, y limita en una de sus paredes con el casco viejo de la villa. Se trata de un pequeño espacio trapezoidal, de unos 740 m², que se comenzó a edificar en 1991, “con un informe municipal que lo desaconsejaba”, según se especificaba desde Podemos Pravia.

Los trabajos fueron paralizados un par de años después, al parecer por quiebra de la constructora. El proceso entero ha supuesto más 25 años durante los cuales la obra, abandonada en plena fase constructiva, y con incipientes puntos de insalubridad y riesgo para los usuarios del parque anexo, permaneció con los pilares al aire, sin paredes ni remate de la estructura. No tardó en ganarse el apodo popular de “El Esqueleto”, un edificio que jamás fue completado.

 

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón