Publicado el: 30 Jun 2018

Sementera atrasada

Por José de ARANGO

Las constantes invernadas de lluvias torrenciales llegadas en plena primavera han impedido que las labores de sementera (siembra de maíz y fabas) se pudiesen realizar en tiempo y forma por lo que por las vegas de Peñaullán y en lo que queda cultivable de las “llousas” de los pueblos río Aranguín arriba aún están esperando que vengan unos días soleados para echar el grano al riego. Si habitualmente por San Juan tenía que estar ya todo con el sallo despachado, este año de gracia y de agua ni siquiera existe la seguridad de que la tierra esté en condiciones antes de terminar junio para realizar la sementera.
Pero a este problema, que es muy grave y que puede dejar a los cultivadores sin cosecha porque si no se siembra no hay ya nada que esperar, se le une lo que va a venir muy pronto por no decir que ya está aquí. Se trata de esa auténtica plaga devastadora que está constituida por las manadas de jabalíes que ya están metiendo el hocico por los pocos sembrados de patatas que por La Arquera, Mallecina, Malleza y otras parroquias del Alto Aranguín han logrado salvarse del mildiu que hace estragos en tiempo de lluvias y de “nublu”.
Contra el mildiu hay sulfatos muy eficaces –para adquirirlo hay que tener el carnet correspondiente tal que para conducir un coche- pero lo que ya no tiene solución es el jabalí. Se ha reproducido de tal forma en los últimos años que hasta se atreve a llegar a la luz del día a pie de casería. Desde las altas y medianas esferas políticas se argumenta que se pagan los destrozos causados por el jabalí y el lobo pero esas indemnizaciones llegan tarde, mal y a veces nunca. Y ocurre que como parte de las huertas cultivadas pertenecen a jubilados de la Agraria (600 euros de pensión) no hay denuncia por si llega a oídos de Hacienda. Que hasta ahora don Montoro hilaba fino y su sustituta no será mejor porque el objetivo es recaudar para sostener la reata de asesores, asesores de los otros asesores y por ahí arriba.
Afirman los políticos de todos los colores que hay que fijar población en nuestros pueblos. Hasta ahora no se ha hecho nada serio y eficaz en esa materia. Y esta primavera que se acaba de ir, hasta el tiempo estuvo en contra. Adiós, huerto, adiós.

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón