Publicado el: 19 Jul 2018

Impulso a la concentración parcelaria de la Vega de San Ranón

El Gobierno pone en manos de la empresa pública Tragsatec los trabajos previos de la reordenación agraria, junto a otras 20 actuaciones, por casi 680.000 euros

La vega es uno de los espacios más fértiles del concejo, con especial tradición de cultivo de faba

Un vecino señala la Vega de San Ranón

Redacción/Pravia

El Consejo de Gobierno autorizó ayer un gasto plurianual de 679.666 euros para encargar a la empresa pública Tragsatec los trabajos preparatorios de distintas fases de 21 concentraciones parcelarias hasta 2020, entre ellas la de la Vega de San Ranón, en Pravia, uno de los terrenos más fértiles del concejo, con especial tradición de cultivo de faba. El dinero, cofinanciado en un 53% por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader), se invertirá en tres anualidades (376.173 euros este año, 223.861 en 2019 y 79.631 en 2020) para impulsar las agrupaciones de terrenos.

Las concentraciones, que persiguen atajar el minifundismo y mejorar los accesos a las fincas, se llevarán a cabo en los concejos de Cangas del Narcea, Allande, Grandas de Salime, Colunga, Valdés, Pravia, Navia, Cabrales, Tineo, Onís, Grado y Castropol y son las siguientes:

–    Araniego-Olgo-Parajas (Cangas del Narcea-Allande).

–    Arcallana (Valdés).

–    Brieves-San Feliz (Valdés).

–    Celón-Villaverde (Allande).

–    Folgosa (Grandas de Salime).

–    Huerres (Colunga).

–    Labayos (Cangas del Narcea).

–    Mones-La Mortera-Faedal-Espiniella (Valdés).

–    Monte de Anleo (Navia).

–    Montes de Seares (Castropol).

–    Piedrafita-Jalón (Cangas del Narcea).

–    Puertas-Pandiello (Cabrales).

–    Ranón (Valdés).

–    Relamiego (Tineo).

–    Santiago (Valdés).

–    Sirviella-Talavero (Onís).

–    Vega de Ranón (Pravia).

–    Vigaña de Salcedo (Grado).

–    Villadestre-Villaoril (Cangas del Narcea).

–    Villlagrufe-Prada (Allande).

–    Villar de Bargame (Cangas del Narcea).

Las reagrupaciones de terrenos constituyen una de las acciones de política agraria más relevantes para el Principado, porque una base territorial adecuada contribuye a una gestión eficiente de las explotaciones ganaderas. Además, las fincas que resultan de estos procesos tienen un tamaño más adecuado para la actividad agrícola, lo que redunda en beneficio de los propietarios.

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón