Publicado el: 15 Nov 2018

Renfe canceló más de 2.000 servicios de Feve en tres años

La Unión de Consumidores pide a Fomento que le quite la licencia de explotación a la operadora y gestione el servicio directamente y anuncia que acudirá a la Fiscalía para denunciar la fusión de las dos compañías

Tren de Feve en Soto del Barco

Redacción/Pravia

Renfe suspendió desde 2016 más de 2.000 servicios de las líneas de ancho métrico, la antigua Feve, y perdió dos millones de pasajeros. Así lo denunció ayer la Unión de Consumidores de Asturias, que ha presentado una denuncia ante el Ministerio de Fomento en la que pide la suspensión cautelar durante un año de la licencia de explotación de estas líneas, que vertebran gran parte de la zona rural asturiana. La UCE pide que durante el tiempo que dure la suspensión el Ministerio de Fomento se encargue directamente de la gestión “con la premisa de que un servicio público tiene que operar con calidad, puntualidad y rigor”. El presidente de la Unión de Consumidores, Dacio Alonso, anunció además la presentación de una denuncia ante la Fiscalía “para que este órgano investigue la presunta comisión de un delito de prevaricación por parte la antigua Ministra de Fomento, Ana Pastor, cuando aprobó en el año 2013 un Real Decreto que permitía la integración de Feve en Renfe a coste cero, es decir, “sin hacer inversiones en la empresa” y, por tanto, “abocando a la empresa a su cierre“.

La UCe destaca que ya en 2016 presentó una denuncia administrativa por las continuas cancelaciones y retrasos de las Cercanías ferroviarias, un “deterioro sistemático”. “A día de hoy, no tenemos conocimiento de que el Ministerio de Fomento haya iniciado un procedimiento sancionador para corregir la irregular conducta de la empresa Renfe-Operadora”.

Los datos que ofreció ayer Alonso son ilustrativos: “Feve ha perdido dos millones de pasajeros o mejor dicho se les ha expulsado y necesita inversiones tanto a nivel material, técnico y humano. Las repetidas cancelaciones e incidencias se ven agravadas por la absoluta falta de información a los usuarios que se acercan a las diferentes estaciones y apeaderos de la compañía, esperando que pase el tren programado  y no solo no pasa, sino que tampoco hay nadie que informe, con la consiguiente pérdida de confianza, de tiempo y retraso en la vida ordinaria del usuario”. También denuncian que no se compensa a los usuarios por daños y perjuicios.

Usuarios del tren han denunciado en reiteradas ocasiones los retrasos y las cancelaciones, que dejan a los viajeros en apeaderos, o los trasladan de forma excepcional en taxi. También es frecuente que haya tramos de viaje en los que no pase ningún revisor, lo que también afecta a la recaudación del servicio, que está, según lamentan, en caída libre, ya que “no puedes fiarte, y acabas buiscando otro medio de transporte”.

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón