Publicado el: 28 Ago 2019

Pravia supera el centenar de nidos de avispa velutina este verano

La escasa altitud, el clima templado y la existencia de mucha producción agraria y hortofrutícola favorecen su proliferación en la comarca

Un nido de velutina en Pravia

F.R.G. / Pravia

Más de un centenar de avistamientos de nido de la vespa velutina han sido vistos este verano en el concejo de Pravia, según el Avisap, la aplicación oficial para gestionar la plaga del Principado de Asturias. Probablemente la cifra se quede pequeña “porque estos datos son los que suben los que las encuentran, pero otros muchos no lo hacen, directamente llaman al 112” explica Santiago Menéndez, presidente de la Asociación de Apicultores de Asturias, para quien la proliferación de la avispa asiática en el entorno de Pravia es lógica “porque esa zona reúne las mejores condiciones para su proliferación, escasa altitud, cercanía al mar y por tanto clima más templado y además mucha producción hortofrutícola”.

De los avistamientos de avispa asiática registrados en Avisap, diez de ellos fueron nidos en el propio casco urbano de la villa, situados en edificios y en árboles. El resto están diseminados por todo el concejo, destacando las estadísticas registradas en Peñaullán (5) Los Cabos (4) Forcinas (4) Cordovero (4) y en Luerces, Repollés y Bances (3), aunque esta especie invasora ha sido vista prácticamente en casi todos los pueblos.

Según explica el concejal de medio Ambiente del Ayuntamiento de Pravia Alejandro del Busto, “no hay más motivo de preocupación que en el resto de Asturias. Al Ayuntamiento apenas llegan denuncias porque la gente va directamente al 112. Nosotros seguimos el protocolo que marca el Principado y los bomberos, que además tienen trajes especiales para ello, actúan.”

El problema se extiende a toda la comarca. Jorge Rubio es un apicultor que tiene 8 colmenas en Riberas. ha tenido que instalar arpas eléctricas para matarlas porque ya ni siquiera daba abasto con las trampas convencionales. “Por esta zona hay velutina desde hace dos años, pero este verano ha sido tremendo. hay una plaga”, asegura. Afortunadamente con esta técnica ha logrado evitar la presión que ejercen sobre sus abejas y que a la larga acaban destruyendo la colmena porque tienen miedo y no salen.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón