Publicado el: 27 Sep 2019

El Ayuntamiento de Pravia tuvo un ahorro neto en 2018 de 500.000 euros

La batería de preguntas lanzada por Ciudadanos al equipo de Gobierno tensiona un pleno de trámite en el que el portavoz de este grupo acusó a los ediles del PSOE de no hablar “porque no llevan al día sus competencias”

La bancada de Ciudadanos durante el pleno de ayer

 

F. R. G. / Pravia

Pleno bronco ayer en Pravia, a pesar de ser ordinario y prácticamente de trámite. El grupo municipal de Ciudadanos lanzó ayer contra el equipo de Gobierno toda su artillería en el apartado de ruegos y preguntas. Hasta 30 preguntas hicieron los concejales. La mayoría no fueron contestadas, ya que el alcalde, David Álvarez, recordó que las preguntas deben hacerse por escrito con 24 horas de antelación, algo que discute el portavoz de Ciudadanos Alberto Morán “ya que la ley dice que se pueden hacer verbales o por escrito y que el gobierno tiene derecho a contestarlas o no”.

El pleno aprobó, ayer con la abstención de Ciudadanos y el PP la cuenta general de 2018, ya que por ley tiene que estar lista antes de 1 de octubre. El alcalde explicó que a 31 de diciembre de 2018 el remanente de tesorería ascendía a más de un millón de euros y que en ese ejercicio se generó un ahorro neto de 500.000 euros. Ciudadanos pidió que se utilizara ese dinero en inversiones en el concejo y el alcalde le recordó que la Ley de Racionalización del Gasto (el famoso ‘techo de gasto’) “nos impide utilizar ese remanente, salvo pequeñas cantidades que nos autorizan”. En ese sentido Álvarez recordó que el año pasado se autorizó un gasto del remanente de 120.000 euros que se destinó a diversas obras “y esperamos que este año nos aprueben una cantidad mayor”.

El pleno aprobó por unanimidad la subvención para las fiestas del Xiringüelu por valor de 17.000 euros, una vez que tras la fiestas la Cofradía ya presentó todas las facturas de gastos que se generaron.

En ruegos y preguntas el protagonismo lo tuvo Ciudadanos, mientras que el PP no presentó ninguna pregunta ni iniciativa. “Ciudadanos no registró sus preguntas, pero a pesar de ello, les contesté a aquellas que no requerían de expedientes”, explica el alcalde. Una de las preguntas era saber porqué el ayuntamiento había pagado varias facturas de pintura del colegio Santa Eulalia de Mérida. El alcalde contestó que era competencia del ayuntamiento el mantenimiento de los centros educativos públicos. En este apartado el portavoz de Ciudadanos criticó “la falta de respeto” del alcalde “porque nos afeó la conducta por desconocer estas competencias. Nosotros preguntamos precisamente porque lo desconocíamos”.

Ciudadanos preguntó además por las obras de La Fontana. Se dirigieron a la concejal de obras Sonia Álvarez para saber “porqué tardaron 4 meses y tuvieron un sobrecoste de 7.500 euros. La responsable de obras no contestó”, explica Morán.

Ciudadanos preguntó por la oficina de turismo “que está de vacaciones” y porqué se había perdido una subvención para mejorar la accesibilidad para personas con discapacidad para el museo prerrománico de Santianes. “El alcalde negó que hubiera problemas, le dije que la silla para acceder estaba averiada, y finalmente lo reconoció”.

“Fue bastante desagradable, parece que les molestara que les preguntemos por su gestión. No entiendo ese malestar. Además nos faltó al respeto achacando nuestro desconocimiento del funcionamiento de la Administración. No dejaba hablar a sus concejales o no sabían que decir, porque no llevan al día sus competencias”, asegura Alberto Morán.

 

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón