Publicado el: 30 Sep 2019

A la orilla de la boca del mar

Por Yonatan MARTÍN

En éstos últimos meses vivimos en el municipio murense discrepancias entre plataformas vecinales, partidos políticos y los propios vecinos a cuenta de la toponimia derivada de dejar huérfanos a San Esteban y Muros de sus apellidos, de Pravia para el primero y de Nalón para el segundo.
Según se da traslado desde el pleno municipal, en castellano seguirán siendo San Esteban de Pravia y Muros de Nalón, en cambio en asturiano han decidido dejarlos huérfanos de apellidos, algo que no ha gustado mucho a los vecinos del municipio.
A consecuencia de la decisión municipal, una serie de personas entiendo no ligadas a ningún partido político, deciden solicitar firmas para apellidar en nuestra toponimia a San Esteban con Bocamar y registrarlas en el ayuntamiento. Solución desde la alcaldía: referéndum (increíble pero cierto). Podría llegar a hacerse un plebiscito en todo caso; pero, ¿para que votamos cada cuatro años? ¿No están los políticos para tomar esas decisiones? ¿A qué anda la oposición municipal callada? ¿No hay ningún portavoz municipal en este ayuntamiento que coja el toro por los cuernos y presente una moción sería y argumentada? ¿Llevamos a referéndum la bajada de impuestos? ¿los sueldos, honorarios por comisiones y dietas? por poner algún ejemplo …
Yo como un vecino más, creo puedo opinar, y así lo hago, si en castellano es San Esteban de Pravia y en asturiano puede ser San Esteban de Bocamar, y sí en castellano es Muros de Nalón y en asturiano puede ser Muros del Nalón, ¿a qué andan nuestros políticos municipales que no buscan una salida tranquila y consensuada desde el ayuntamiento? Quizás esta propuesta sea la menos dañina y mejor tomada por los vecinos.
Mójense, tomen decisiones y apechugen señores políticos, ¡es su deber! No pasen la patata caliente a los vecinos. ¡A ellos no les han votado para tomar estas decisiones!

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón