Publicado el: 19 Oct 2019

Salvador Dalí y Pravia

Por José Luis SUÁREZ RODRÍGUEZ

No cabe la menor duda del conocimiento de Salvador Dalí sobre la historia del reino de Asturias e indudablemente sobre su instalación en el solar de Pravia. Parece que proviene de su amistad con el insigne historiador Claudio Sánchez Albornoz, que los dos pertenecieron a la Liga Española Pro Derechos Humanos, creada en 1913 y refundada en 1922, estando entre sus fundadores, que posteriormente sufrieron represión durante la Dictadura, viviendo durante algún tiempo en Argentina.
El ilustre pintor Salvador Dalí en el año 1960 da un testimonio de todo este conocimiento con la pintura de un cuadro, cuyo lienzo representa una parte de ese espacio histórico sobre el que deseamos hacer algunas consideraciones. Ajenas completamente al cubo descrito por Juan de Herrera y del “Discurso sobre la figura cúbica”; solamente se desea relacionarlos con algunos de los elementos históricos que figuran en el mismo.
El cuadro representa la formación de la primera percepción del reino asturiano como una unidad política organizada con su instalación en las proximidades de la costa.

 

Se representa a esta incipiente monarquía a través de un cubo, que viene a figurar como la primera piedra en la construcción del reino cristiano y representar en sus caras laterales el reinado de Silo. Dentro de este cubo existe otro más pequeño que se encuentran flotando en el aire sobre el mar Cantábrico bajo un cielo gris, con densos nubarrones y con un mar encrespado, tal como corresponden al paisaje que ofrece normalmente nuestra costa.
El cubo de mayor tamaño está cerrado por cuatro paredes de letras escritas iguales a la piedra laberíntica de D. Silo, donde se lee, en todos los sentidos, la frase: “Silo princeps fecit”, de iguales formas a la que se encontraba en la iglesia de San Juan en Santianes de Pravia, que fue mandada a edificar por D. Silo en las proximidades de su palacio el año 774. En el cubo de menor tamaño, saliendo de los cuatro vértices superiores, está escrito el nombre de Juan. La iglesia estaba dedicada a San Juan Evangelista. El nombre está escrito en cuatro vértices y San Juan era el cuarto evangelista, San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan.
Este cubo de menor tamaño, viene a representar la primera piedra que se pone para conmemorar el inicio de una obra importante y en Santianes de Pravia se constituye por primera vez en Asturias la instalación de un reino, con un rey, un palacio y una corte que intervenía en las cuestiones de Estado.
Al lado de estos cubos, Salvador Dalí pintó dos clavos de gran tamaño, flotando también en el espacio y acompañando al cubo grande. Uno es un clavo antiguo parecido a los clavos de la cruz de Cristo, de época romana, con su aguda punta dirigida hacia el mar, el otro clavo es de un modelo actual, moderno, ligeramente inclinado y apuntando hacia el cielo. Las cabezas de los dos clavos están próximas y cada clavo, en su dirección, quiere indicar el principio y fin de una época. Definen lo que significaba este reinado con el clavo romano, que partía de los orígenes de la cristiandad perdida por la invasión árabe, y la tendencia hacia el infinito de la cristiandad naciente a donde apunta el clavo del modelo actual.
Desconocemos lo que puedan significar otras partes del cuadro, pero algo representan y algo nos quieren decir.
Personas con buena base matemática podrán interpretar este cuadro de Dalí partiendo de la base de la figura cúbica y del estudio que del mismo hizo Juan de Herrera, pero como xpresamos al principio de este escrito, hemos visto en los dibujos de esta pintura el resumen de una parte histórica de nuestro territorio, que Dalí quiso también reconocer y divulgar…Gracias Dalí.

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón