Publicado el: 28 Feb 2020

Candamo y Pravia presionarán juntos por el puente de Beifar

Los vecinos hablaron hoy con la alcaldesa candamina, que llevará al pleno un acuerdo para dirigirlo al Gobierno, mientras que el ayuntamiento praviano asegura que hará lo mismo

María Fernández y Belén Fernández, vecinas de Beifar / F.R.

F. R. G. / Candamo

El Ayuntamiento de Candamo llevará al próximo pleno ordinario de marzo la petición de los vecinos de Beifar y Pronga para la reparación del puente sobre el Nalón, destrozado desde la riada de 2010. “Nuestro apoyo total a esta reivindicación, sabiendo que parte del puente está en nuestro concejo, si bien las casas habitadas son todas de Pravia”, explicó la alcaldesa de Candamo Natalia González. Por su parte el alcalde de Pravia David Álvarez dice que están coordinados ambos ayuntamientos para presionar de manera conjunta. “Estamos mirando la fórmula porque ya lo aprobamos en pleno en 2018 con una moción”, explicó el regidor praviano.

La presión institucional es un paso más en la reivindicación retomada en las últimas semanas por una treintena de vecinos de ambas orillas, que reclaman que no se abandone este puente por el importante servicio que daba tanto para transporte (estación de tren) como para los servicios religiosos y de cementerio, además de facilitar el mantenimiento de las fincas privadas de ambas riberas. La Confederación Hidrográfica ya ha informado de que la propiedad del puente y por tanto su reparación no es de su competencia, si bien es este organismo público quien tiene que otorgar el permiso. Ni el ayuntamiento de Pravia ni el de Candamo pueden asumir esta obra, por lo que entienden que lo lógico es reclamarla al Principado, algo que están dispuestos a hacer.

El recorrido alternativo por carretera sin el puente es de 8 kilómetros, lo que disuade a los propietarios de las fincas de ambas orillas a trabajarlas y limpiarlas, ya que les cuesta tiempo y dinero, algo que se resolvía antes al acceder a través del puente. Esta infraestructura se construyó hace ya 73 años. Inicialmente había un embarcadero y tras la Guerra Civil se construyó, primero de madera, hasta que en 1994 se modificó y se fabricó galvanizado, obra que corrió a cargo del Principado, siendo presidente Sergio Marqués y responsable de infraestructuras José Ramón Cañal. El 16 de junio de 2010 la riada acabó destrozando esta pequeña infraestructura. En febrero del año pasado, nuevas riadas acabaron por descolgarlo. “Ahora es un peligro, es un amasijo de hierros y como venga una nueva riada se va a acabar cayendo al río y será arrastrado, con el riesgo que ello conlleva”, explica Belén Fernández, una de las vecinas de Beifar que se ha movilizado.

 

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón