Publicado el: 22 May 2020

Antes de entrar dejen salir

Ana Isabel ARECES SUÁREZ

Trabajadora del ERA 

Desde que comenzamos la desescalada y el tránsito a la nueva normalidad existe un grupo de españoles que continúa confinado. Españoles para los que no se prevén cambios de fase ni medidas de alivio más allá de las paredes de su” casa”. Son los españoles que viven en residencias. Personas como cualquiera de nosotros y con los mismos derechos.

 No todo el que vive en una residencia está en silla de ruedas, demenciado o con sus facultades mermadas. Se puede vivir en residencia por muchas causas y ello no te debería de hacer perder la condición de ciudadano de pleno derecho. En aras de una supuesta protección no se les permite salir a la calle a pasear, hacer deporte, ir a la peluquería, juntarse con amigos o hacer las compras que necesiten. El sentido paternalista lleva a suponerles la falta de capacidad para salir manteniendo las normas dictadas y lo peor es que no se ve la necesidad de estas salidas. No se piensan.

El 11,6% de los residentes con que trabajo tiene menos de 70 años y el 21% entre 70 y 80. Podemos ponerles cara pensando en  nuestros familiares, amigos o  vecinos. Las mismas necesidades e inquietudes.

Vulnerables como cualquier persona de la misma edad que viva en un edificio de cualquiera de nuestras ciudades. Y tan responsables y capaces de mantener las normas de distanciamiento e higiene como cualquiera de nosotros. Hasta me atrevería a decir que más responsables y concienciados porque han vivido lo que este virus puede hacer en primera línea y no en la pantalla desde la comodidad del sofá.

Llevo dos semanas buscando desescalada en residencias y tan sólo se habla de visitas y nuevos ingresos. ¿Dónde queda el derecho individual de la persona?¿En qué momento el domicilio habitual determina tus capacidades?

Esperando que llegara  la noticia de las salidas de residentes hoy me encuentro con esta otra:  el anuncio de las visitas a los centros argumentado con la frase “nos ponemos en la piel de las familias y sabemos que las medidas de alivio son muy necesarias”. ¿Quién se pone en la piel del residente? ¿Dónde están las medidas de alivio para estos españoles? Por supuesto, la familia es muy importante, pero la libertad y el derecho individual lo son más.

Antes de entrar dejen salir

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón