Publicado el: 19 Jun 2020

Patricia Solar: “Nos sentimos muy valorados en nuestro entorno”

La directora de ASCIVITAS relata las dificultades que han atravesado los usuarios durante el confinamiento por la pandemia

 

F.Romero / Pravia

Patricia Solar es la directora de la Asociación Cinco Villas Territorial de Asturias pro integración de Personas con Discapacidad Intelectual (ASCIVITAS), cuyos usuarios han vivido de manera especial el confinamiento.

-¿Como ha afectado esta situación especial del estado de alarma por el COVID-19 a los usuarios de ASCIVITAS?

– Si la adaptación es dificultosa para cualquiera de nosotros, para muchos de nuestros chicos, más. Al provenir de zonas rurales y tener padres -los que aún los tienen- envejecidos, sus necesidades son mayores, las básicas relacionadas con la salud e higiene, y las emocionales y de relación. Están aislados muchos de ellos, no sólo físicamente si no en materia de accesibilidad cognitiva. Nadie piensa en ello, pero es dramático. Echan de menos, por encima de cualquier otra demanda, saber de sus amigos, compañeros, y pareja y su vida social y laboral. Ellos lo dicen bien claro: “en el centro tengo la vida”

– ¿Han suspendido las actividades?

– No, estamos con más actividad que de costumbre, porque hemos adaptado nuestros contenidos y servicios a esta nueva situación que se han diseñado ad hoc para atender a las familias a través de llamadas telefónicas diarias, realizar contenidos en vídeo tutoriales para que los chicos continúen su formación desde casa, recordatorios constantes de las medidas de higiene y el programa de paseos terapéuticos para ese 10% de población usuaria con necesidades especiales. Lo hemos ampliado a aquellos que viven en condiciones duras de habitabilidad, que viven solos, que están en apartamentos muy pequeños e interiores, que necesitan atención médica y revisión de su estado de salud tareas que antes hacíamos en el centro.

“Echan de menos, por encima de cualquier otra demanda, saber de sus amigos, de sus compañeros y pareja y su vida social y laboral”


 

-¿Cuántos monitores y personal han podido trabajar en estos días?

– Todo el personal de atención directa está en activo desde el primer día. Quince días antes de la comunicación de instaurar medidas de prevención del COVID-19, nosotros ya las teníamos implementadas. Me siento muy orgullosa de todo el equipo de profesionales del centro, atentos y muy conocedores de todos y cada uno de nuestros chicos y sus necesidades. En el caso de los monitores que acompañan a los chicos en los paseos terapéuticos, llevan todos sus equipos EPI, que también hacemos llegar a los usuarios y sus familias.

¿Les han llegado a recriminar los vecinos sus salidas excepcionales en lo más duro del confinamiento?

– La gente aquí es muy comprensiva. Creo que vivir y “ser” de zona rural tiene inconvenientes pero los pueblos más pequeños también tienen la ventaja de fomentar una mayor inclusión y comprensión con las necesidades de los chicos, al fin y al cabo, nos conocemos todos y tratamos de ayudarnos mutuamente. Nos sentimos muy valorados en nuestro entorno por las personas de a pie, y no dejan de llegar llamadas dándonos la enhorabuena por el trabajo.

-¿Que tal están entendiendo vuestros usuarios la situación. ¿Son conscientes de lo que ocurre?

– Muchos tienen un grado de dependencia mínimo, y éstos presentan necesidades más relacionadas con la supervisión, además de responder a sus dudas cotidianas. Los que presentan mayores niveles de dependencia requieren unos apoyos más generalizados y asistenciales y también contamos con familias extraordinarias que están 24 horas al día al pie del cañón.

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón