Publicado el: 04 Jul 2020

La Arena teme que el COVID19 sea la excusa para cerrar el consultorio

La Asociación de Vecinos Río Nalón recuerda al Principado que la localidad es “zona turística” por lo que tendrían que  estar incluidos en los centros que abrieron en junio

Centro de salud de La Arena

Redacción / Pravia

La asociación de vecinos Río Nalón de Soto del Barco teme que, bajo la excusa del COVID-19, la consejería de Salud pretenda suprimir consultorios en pequeños concejos “y todo esto sea un ensayo, una manera de probar su funcionamiento y ver la reacción de la población”. En un comunicado difundido hoy el colectivo vecinal ve con preocupación “la disminución en la calidad de la asistencia sanitaria en La Arena“. Con el inicio del estado de alarma se cerró el consultorio  dando como  explicación, la reorganización temporal para blindarse contra el coronavirus .

Sin embargo advierten que con la finalización del Estado de Alarma, el consultorio sigue cerrado y sin perspectivas de que vuelva a la normalidad. El presidente del Principado Adrián Barbón dijo en la Junta General que el consultorio “abrirá en cuanto se pueda garantizar la seguridad sanitaria”.  También el consejero de salud, Pablo Fernández, anunciaba que los consultorios de zonas turísticas que fueron reagrupados  se reabrirían en junio. En el resto de los equipamientos afectados, que no están ubicados en zonas con una elevada presión vacacional se informó de que, «se realizará una apertura parcial para la actividad programada», para realizar determinadas tareas asistenciales, como por ejemplo los tratamientos de anticoagulación, las curas, las extracciones de sangre y la atención domiciliaria.

Los vecinos de La Arena entienden que teniendo en cuenta las palabras del consejero, “debería considerarse este consultorio con una elevada presión vacacional ya que habitualmente aumenta la población considerablemente, y este año de manera muy significativa.” Añaden que además “tenemos  una población muy envejecida y, aunque estemos a una distancia de solo 2 kilómetros de Soto, tenemos malas comunicaciones, y no siempre se dispone de coche o algún familiar que pueda desplazar a estas personas al consultorio, lo que dificulta el acceso a consultas. Esta situación se agravará con la llegada del invierno y la proliferación de más patologías lo que hará necesario un uso más frecuente del consultorio”.

No menos grave consideran la reestructuración de las urgencias, que de Soto, donde se atendían las urgencias de los concejos de Soto del Barco y Muros, han pasado a Pravia, “lo que supone un alejamiento de los usuarios y, por tanto, un aumento del  tiempo de respuesta a cualquier urgencia. Tenemos que tener en cuenta que, en urgencias graves la prontitud en la atención es vital para salvar vidas. Al final tiene más cuenta dirigirse directamente al hospital San Agustín que esperar a que el médico venga de Pravia”.

Para los vecinos si la situación provocada por el COVID-19 “vino para quedarse por mucho tiempo, mucho nos tememos que el consultorio permanecerá cerrado para consultas indefinidamente. De ser cierto que no quieren cerrar el consultorio, sería hora de buscar soluciones, como que se reestructure el sistema de citas, dándolas más espaciadas. En cualquier caso mantenerlo cerrado más tiempo no es la solución ni ahora en verano, con el aumento de la población, ni más adelante con la llegada del invierno”, recoge el comunicado.

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón