Publicado el: 08 Nov 2016

Dos de cada diez incendios urbanos en Asturias se originaron en chimeneas

El Servicio de Emergencias del Principado alerta de que el riesgo aumenta en invierno y pide a los vecinos que limpien el tiro de las salidas de humos, en un año trágico en la región

incendio-gozon1

Incendio en una vivienda rural, en una imagen del SEPA

Redacción/Santo Adriano

Con la llegada del frío, muchos hogares, sobre todo de la zona rural recurren a cocinas de leña y carbón y a chimeneas para calentar las viviendas. El Servicio de Emergencias del Principado de Asturias ha hecho un llamamiento a los vecinos para que limpien los tiros y las salidas de humos, ya que el riesgo de incendio aumenta en invierno en domicilios privados, sobre todo por la mala conservación de estos elementos. Según los datos, en 2015 se produjeron en Asturias 572 incendios urbanos en viviendas, y casi el 20 por ciento, 103, tuvieron su origen en una chimenea. Ha sido un año especialmente dramático a causa de fuergos urbanos, con el fuego que arrasó una vivienda en Villaviciosa, en la que resultó fallecida una mujer de 52 años, el lunes, día 7, o el que arrasó un edificio en Uría, en Oviedo, en el que falleció el bombero Eloy Palacio.



 

“La razón más frecuente por la cual se producen incendios asociados al uso de chimenas en viviendas es la falta de limpieza. Por este conducto asciende el humo y demás residuos generados por la combustión creando en las paredes de la misma,  una capa residual altamente combustible. Por eso hay que evitar  quemar plásticos y productos que contengan este material o pvc. Los humos que producen contienen partículas que se adhieren especialmente a sus  paredes  aumentando notablemente la combustión con el calor. La normativa Europea en general recomienda la limpieza de chimeneas en viviendas una vez al año y por parte de un profesional en esta materia”; señala el servicio de emergencias, que alerta también sobre las chimeneas encastradas o con equipos eléctricos y ventilación, que deben estar correctamente instaladas para evitar cualquier riesgo. “En cualquiera de los casos, chimeneas tradicionales o insertables, nunca hay que salir de la vivienda o irse a dormir sin haber apagado correctamente la chimenea. Basta una chispa para provocar un siniestro. No coloque muebles, ropa o cortinas cerca de ellas y no tire rescoldos o cenizas calientes a la basura”, insiste el SEPA.

Electricidad y gas

El Servicio de Emergencias insta también a los ciudadanos a tener un correcto mantenimiento de las estufas y los calefactores eléctricos deben tener el mejor mantenimiento posible, con los quemadores limpios y el cableado en estado óptimo. “Una deficiente  instalación eléctrica, o un mal uso, como la sobrecarga de enchufes con multiplicadores,  el uso de conexiones que no estén normalizadas  o no desconectar los aparatos eléctricos después de usarlos son un riesgo grave de incendio”

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón