Publicado el: 01 Mar 2018

Arranca el festival de la angula de La Arena: “Disfrutar no tiene precio”

La periodista Mariola Riera hizo un entrañable repaso de su infancia junto a su abuelo Burano, que iba al río “cuando la angula se sacaba en calderos”, en el pregón que abre la cita gastronómica de este fin de semana, declarada Fiesta de Interés Regional

Mariola Riera recibe un detalle del Ayuntamiento tras el pregón, junto a Carmen Arango, Jesús Casas, Jaime Menéndez Corrales y Julio Zapico

L. S./Soto del Barco

Era difícil imaginar, desde el confortable patio porticado del palacio de la Magdalena, las orillas fangosas del río, el olor a carburo y el frío de las noches en las que llega la angula. La periodista Mariola Riera logró que todos los asistentes a la presentación del XXXII Festival de la Angula vivieran la experiencia, a través de “una pequeña historia, porque lo mío es eso, contar historias”, la de su abuelo Burano (Benjamín Sánchez Menéndez). La periodista de La Nueva España, natural de Soto del Barco, pronunció un pregón entrañable en el que animó a todos los asturianos a darse un homenaje gastronómico y acudir a La Arena este fin de semana a degustar “el oro blanco” del Nalón, porque “es cara, se quejan muchos; no tanto, les dirán los pescadores, conocedores del gran trabajo que cuesta reunir un buen puñado. Disfrutar a la mesa no tiene precio”.

Riera (que asistió a la presentación acompañada de su madre, Mirta, a la que “le hace tanta ilusión como si fuera mi boda”) rememoró en su pregón las experiencias infantiles que se forjan en torno a una pesquería tan peculiar como la de la angula, y en un lugar con tanta dureza y encanto como la desembocadura del Nalón. Trajo al palacio de la Magdalena la vida de un emigrante a Cuba que volvió a su pueblo, Soto del Barco, “con una mano delante y otra detrás”, porque como él decía “le cayó la maleta al mar en el viaje de vuelta”. “La niña sufría cuando el abuelo, al grito de la güela Amparo, se levantaba siempre muerto de frío para irse al río”, en noches desapacibles en las que la nena (hoy periodista) “pensaba si aquel afán del abuelo por irse al río tendría que ver con la necesidad de encontrar flotando la famosa maleta que se le había caído al agua”. Y ciertamente sí había una fortuna en las aguas revueltas del Nalón, la angula, “que entonces se pescaba a manos llenas”, y daba para vender, para regalar y para comer, “al ajillo, en tortilla o guisada”. Riera recordó también los tiempos de escasez, la llegada de la regulación y las licencias, el inicio de la decadencia de la tradicional pesquería, “cuando se convirtió y se convierte en noticia que en una sola noche entre todos los anguleros reúnan unos cuantos kilos para subastar”. Y tuvo un recuerdo para aquellos japoneses legendarios que supuestamente la compraban toda, antes de que llegara a las mesas asturianas, y para el jefe del periódico que le reclamaba a la ya periodista Mariola Riera la foto del japonés llevándose los calderos llenos de angula de la rula de La Arena. Y también para el Angulero, que le trae los regalos navideños a los pequeños de la ribera del Nalón, cuya ausencia echó en falta en la presentación del festival. Una historia, la de la angula del Nalón, que acaba “en los restaurantes, con sus excelentes cocineros, expertos en tratar un producto que en muchos casos les acompañó desde la cuna”.

Este fin de semana, el manjar del Nalón se servirá, al precio no imposible de 47 euros la cazuela, y 68 el menú completo, en los restaurantes El Sibarita, La Escollera, La Deva, El Pescador, Marsalada y El Peñón, todos ellos en La Arena, y el restaurante Ría del Nalón del Hotel de la Magdalena, en Soto del Barco, según enumeró el alcalde, Jaime Menéndez Corrales, que destacó el buen hacer de la hostelería del concejo, en el arranque de un festival que cumple su primer año como Fiesta de Interés Turístico Regional. A la presentación, para hacer los honores, acudió la alcaldesa de Muros de Nalón, Carmen Arango; los alcaldes de Cudillero, Ignacio Escribano; Bimenes, Aitor García, y Sariego, Saúl Bastián. En representación del Principado, estuvo el director general de Desarrollo Rural y Agroalimentación, Jesús Casas, que intervino destacando la “importancia de las pequeñas cosas” para mantener el tejido social en el medio rural asturiano, con la mirada puesta en las peculiaridades de cada territorio, que dan personalidad, como la angula. El director general de Turismo, Julio Zapico, cerró el acto, destacando que el Festival ha logrado, con mucho esfuerzo de todos los implicados, entrar en el “selecto club” de las fiestas de interés turístico regional, 80 convocatorias en toda Asturias. Y puso como meta el siguiente paso, de Interés Nacional.

Tras el pregón, los asistentes degustaron un vino español. Cazuelitas de angulas, no, aunque no faltaron bromas pidiendo alguna para abrir boca del festival de este fin de semana.

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón