Publicado el: 10 Jun 2018

Agones pide más presencia en la vida municipal

La presidenta de la parroquia rural defiende la función de esta entidad vecinal “asfixiada por la burocracia” y poco atendida por el gobierno local

Vista de Agones. Al fondo, Pravia.

F. R. / Pravia

Patricia Campo, presidenta de la parroquia rural de Agones y miembro de la ejecutiva de la Federación de Parroquias Rurales de Asturias habla de un entorno hostil en donde “nos enfrentamos a diario a la escasa colaboración  municipal y autonómica que consideran en muchas ocasiones a las Parroquias Rurales, como un enemigo a batir”.

No obstante cree que se han conseguido cosas: “hemos conseguido en el último año algún convenio ventajoso con grandes empresas que tienen instalaciones en los montes de la parroquia, y que supondrán ingresos económicos anuales que repercutirán en el beneficio de los vecinos y que se suman a otros convenios firmados hace más de una década y que continúan vigentes garantizando unos ingresos de forma periódica que nos permiten “ir tirando” , sin grandes excesos pero al menos subsistir en este entorno hostil que afecta al medio rural asturiano en general.”

Campo explica que la parroquia de Agones, con casi 600 vecinos,  tiene un funcionamiento  “ágil”, que compagina la labor burocrática administrativa, relativa a la subastas de madera, la firma de los convenios con las empresas que tienen instalaciones en los montes, o las solicitudes ante distintas administraciones  y organismos de los permisos necesarios para realizar ciertas obras, actividades y tareas. Además se atienden las necesidades de los vecinos, la limpieza y conservación del entorno y los viales, sin descuidar tampoco  el apoyo a actividades deportivas y culturales  que se desarrollan en Agones.

A su juicio ese trabajo es “importantísimo” puesto que “somos el primer eslabón en relación institución-vecino, estando a su disposición a cualquier hora”. La parroquia -explica su presidenta- mantiene algunos puntos de controversia con el Ayuntamiento de Pravia, “principalmente en relación al convenio del agua de Agones en virtud del cual el Consistorio adeuda una cantidad importante de dinero  a la Parroquia, y que se ha comprometido a abonar en diversas ocasiones, sin que se haya materializado hasta la fecha”.

Además hay divergencias en temas como la limpieza de ciertas  zonas de Agones, añade Patricia Campo. Los principales problemas de Agones van desde la limpieza y mantenimiento del entorno y los viales, del cauce de los arroyos “a la burocracia asfixiante  cada vez que se pretende hacer algo. Hay un cierto recelo que nos prodigan el resto de las administraciones, tanto local, como autonómica y estatal. En muchas ocasiones da la sensación de que estarían encantados de nuestra desaparición”. También “el propio ‘decretazo’ supone un problema de nuevo cuño al que debemos enfrentarnos.

—————————-

“Hemos conseguido pasar de cobrar unos céntimos a 400 € por  nuestros montes”

Entre las principales demandas que tiene la parroquia de Agones está la exigencia de que se reduzca la burocracia administrativa, “en ocasiones ridícula”, y que se flexibilice “por ejemplo para permitirnos limpiar el cauce de los ríos y arroyos que eviten males mayores como las inundaciones”.

Exigen además que el Ayuntamiento “se ponga al día” en sus obligaciones económicas respecto a la Parroquia Rural “y una mayor colaboración del Principado en la gestión de nuestros montes, como ejemplo en el último convenio y gracias a la lucha sostenida desde la Parroquia, se ha pasado de cobrar unos céntimos por una ocupación solicitada que  era lo que proponía el Principado, a cobrar la suma de 4.000€ iniciales y 400€, al año tras la intervención y negociación de la Parroquia, en contra de los criterios sostenidos por el propio Principado”.

En cuanto al decretazo, Patricia Campo dice que ha supuesto un cambio que resulta  difícil de asumir a corto plazo, ante la falta de medios y de capacidad decisoria de la Parroquia para poder cumplir con los requisitos exigidos por el mismo, “ya que no está a nuestro alcance el imponer a los funcionarios las tareas que prevé la norma,  al no encontrarse bajo nuestra facultad de decisión  ni disposición, lo que motiva que dependamos del Principado”.

 

 

 

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón