Publicado el: 20 Oct 2018

La senda fluvial de Santianes, cada vez más cerca de irse al río

El Ayuntamiento ha solicitado una reunión urgente con la Confederación Hidrográfica en vistas a reparar el deterioro de la infraestructura y asegurar la red de saneamiento paralela a su trazado

Tramo de la ruta con la señalización de corte derribada y las barandillas rotas. (Foto: FB Antonio Suárez Fernández)

 

Redacción / Pravia

La senda fluvial Pravia-Santianes, que bordea los ríos Aranguín y Nalón entre ambas localidades del concejo, vuelve a presentar tramos con serio deterioro tanto en su firme como en los dispositivos de seguridad y señalización de su trazado, que se extiende a lo largo de casi cuatro kilómetros.

La infraestructura, cuyo mantenimiento y cimentación corresponden a la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, sufrió el pasado invierno las consecuencias de las abundantes crecidas, que anegaron numerosas fincas colindantes con las riberas y produjeron serios daños en las plantaciones de kiwi de la vega. Las riadas y los temporales de nieve y lluvia motivaron el cierre puntual de varios tramos de la senda durante los pasados meses de febrero y marzo, y este último verano, especialmente húmedo y caluroso, ha agravado el problema al producir un intenso crecimiento de la vegetación que bordea el camino, motivando nuevos cierres en el trazado y reduciendo su accesibilidad.  En este sentido, el alcalde de Pravia, David Alvarez (PSOE), indicó a este diario que “nos reunimos hace dos semanas para trasladarle al nuevo presidente de la Confederación la problemática de la zona, y entre varios puntos tratamos lo deteriorada que está esa margen del río que afecta a la senda y al colector general de saneamiento”.

Según especifica el regidor, en la reunión “se comprometieron a coordinar de manera urgente una reunión con Consejería, Junta de Saneamiento, Ayuntamiento y Confederación”, si bien la fecha de esta sesión de trabajo aún no se ha concretado en la agenda de trabajo de los organismos correspondientes. Los efectos del paso del tiempo, el agua y las inclemencias meteorológicas, en todo caso, permanecen a la vista en forma de arboles caídos sobre el río, baches que se encharcan, vallas rotas, papeleras a rebosar y argayos que dificultan el tránsito y estrechan el firme en los taludes y las orillas. De modo añadido, las redes de saneamiento que corren paralelas al río se ven afectadas por la acumulación de maleza y material de arrastre sin retirar que el cauce fluvial ha ido acumulando en su bajada durante todo el año.

Se da además la circunstancia de que la senda ya había sufrido deterioros similares en 2011 y 2016, que pese a ser reparados con prontitud se han reproducido en un ciclo de tiempo breve, hasta el punto de inutilizar buena parte de esta ruta que conduce, por un entorno natural de gran belleza, al principal activo arquitectónico del concejo: la iglesia prerrománica de Santianes. Numerosos usuarios de la ruta han dado cuenta de estas circunstancias y manifestado la necesidad de reparar su trazado, tanto desde sitios web dedicados al senderismo como desde perfiles individuales en las redes sociales en los que se detallan con fotos y videos estos desperfectos.

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón