Publicado el: 23 Mar 2019

“Se llevaron la madera y nos dejaron los regodones”

El propietario de una finca ribereña en Forcinas, afectado por las inundaciones de enero, denuncia que Tragsa está recogiendo solo la madera para llevársela dejando el resto de residuos y entrando en las parcelas sin pedir permiso

Los troncos apilados en la finca de Francisco Cuervo

 

F. R. G. / Pravia

Las inundaciones de finales de enero traen todavía mucha cola. Ahora algunos propietarios de fincas ribereñas están denunciando la manera de proceder de la empresa pública Tragsa, encargada de recoger los residuos al ser declarada la zona como catastrófica. “Entraron en mi finca de Forcinas, sin ni siquiera avisarme, apilaron los troncos buenos de madera de álamo para llevárselos y me dejan allí más de 4.000 metros cúbicos de regodones” explica Francisco Cuervo. En un principio creía que la madera era para vender, aunque tras una conversación con el ingeniero responsable le comunicaron que el objetivo era hablar con el Ayuntamiento de Pravia para que los vecinos puedan recoger esa madera.

Cuervo ha mantenido una reunión con los responsables de la empresa tras denunciar la situación “pero yo lo único que quiero es que se conozca lo que están haciendo. Solo quería que me limpiaran las fincas, que la madera ya la vendo yo” .

Según explica este afectado, Tragsa recibió del Estado en torno a los 100.000 euros para limpiar las márgenes del río. “Lo que están haciendo es apilar los ramascos para llevar a Cogersa pero otros residuos no leñosos los dejan en las fincas”. No es la primera vez: “ya en 2010 tuve que pagar cien euros a la Confederación por limpiar yo mi finca, lo mismo que en 2006”. Cuervo es uno de los numerosos propietarios que han solicitado ayudas por ser zona catastrófica tras las riadas, solicitud que le ha sido admitida a trámite . En su caso solicitó un presupuesto a una empresa para dejar la finca en las condiciones anteriores a las inundaciones y el coste rondaría los 8.000 euros.

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón