Publicado el: 29 Abr 2020

Desescalada en la comarca: poca claridad y necesidad de abrir ya

Hosteleros y comerciantes creen que las medidas del Gobierno para hosteleros y comerciantes no son muy claras y claman por que se pueda abrir cuanto antes manteniendo el civismo

Calle San Antonio con el comercio cerrado / Luis Miguel Menéndez

F. R. / Pravia

Hosteleros y comerciantes del Bajo Nalón creen más en el civismo y la responsabilidad de la gente que en cualquier otra medida. El anuncio de desescalada del confinamiento ha tenido una reacción muy similar en el sector que se puede resumir en falta de claridad y transparencia, por un lado y necesidad de abrir los negocios cuanto antes por razones de supervivencia del negocio, apelando, eso sí, a la responsabilidad de los clientes. Otros no lo ven claro y ponen en duda que, en las actuales circunstancias, los negocios puedan ser rentables. Marcos Galán, de Tapas Fidalgo, restaurante situado en el Alto del Praviano considera que la información “no es lo suficientemente clara y concisa. Necesitamos transparencia para saber cómo actuar cuando llegue el momento y a que nomas de trabajo adaptarnos”.

Balbi Fernández, comerciante de la calle San Antonio de Pravia aplaude las medidas “siempre que todos tengamos la máxima prudencia y conciencia a la hora de salir a la calle” y expresa que los comercios “necesitamos abrir es una situación insostenible, tenemos la mercancía sin pagar porque nos sorprendió el estado de alarma a principio de temporada y aunque cuando abramos las ventas van a ser muy justas pero por lo menos podemos ganar algo”.

Ivan Beiro, gerente del Hotel Rey Silo y de su gastrobar también piensa que cuanto primero se comience mejor. “Ya nos habían puesto en un escenario aún peor, pero hace falta empezar a trabajar ya . Tienen aún que aclarar muchos puntos , ya que se han puesto una fechas pero necesitamos una normativa sanitaria clara y al final dependeremos del civismo fantástico de la gente que con su comportamiento irá “decidiendo” si el gobierno nos permitirá ir avanzando en las diferentes fases del proceso de salida .

Mónica Paíno del restaurante El Pescador de La Arena considera que “es todo un despropósito. Abrir un negocio casi sin abrirlo es insuficiente, porque la mayoría de locales de zonas rurales o semirurales son de poco aforo, si nos adaptamos a lo que nos dicen, el 30% y el 50% no es nada. Teniendo que obligar a toda la plantilla a reincorporarse, con todos los gastos que conlleva volver a abrir las puertas de nuestros negocios nos sale a perder, mantener un negocio a medio gas con todo lo que tenemos contratado es inviable. Creo que es una estrategia del gobierno para no seguir dándonos las ayudas pertinentes y, de paso, acallar un poco a los pequeños autónomos”.

Zoilo Grana, de Casa Zoilo en Muros, lo ve “mal” y se explica: “No son nada claros, primero un ERTE y ahora a abrir con lo mínimo y con todos los trabajadores. Escalonado es lo que están haciendo los políticos para que no vayamos todos a protestar a la vez. Por ahora es todo un sin sentido. Estamos en una situación de mucho miedo como para que la gente salga a una terraza sólo con el porcentaje que te obligan para afrontar los gastos mínimos.”

Fases de la desescalada

El Gobierno ha dividido en tres fases la desescalada del confinamiento por la pandemia. En concreto ordenará la recuperación de «la nueva normalidad» en cuatro fases que se alargarán hasta finales de junio. El Ejecutivo prevé que cada fase dure dos semanas «si todo va bien». Lo hará de forma gradual y por provincias o territorios (en el caso asturiano).

Fase 0 (4 de mayo):

Fase de preparación. Se permitirá la apertura de locales con cita previa para la atención individual de los clientes, como los restaurantes sin consumo en el local. En esta fase se va a intensificar la preparación de todos los locales públicos con señalización y medidas de protección para preparar el comienzo de la siguiente fase. También tendrán la posibilidad de realizar entrenamientos individuales los deportistas federados y los deportistas profesionales podrán volver a los entrenamientos básicos. Durante esta fase 0, España continuará en estado de alarma. Eso obliga a mantenerse confinado en los domicilios excepto para las actividades permitidas. Durante esta fase se promocionará el teletrabajo.
Fase 1: (11 de mayo)

En la fase 1 toda España recuperará una cierta normalidad. A partir de ese día se permitirá el inicio parcial de algunas actividades, siempre dentro de la provincia de residencia. Si se dispone de una segunda residencia dentro del límite provincial se permitirá desplazarse hasta ella. No se podrá salir del término provincial, sí se podrá ir a comprar al pequeño comercio bajo estrictas medidas de seguridad con horarios preferentes para las personas mayores. Los centros comerciales, en cambio, continuarán cerrados. En esta fase también se permitirá la reapertura de las terrazas de locales y restaurantes con un máximo del 30% de ocupación. Hoteles y alojamientos turísticos, sin poder usar las zonas comunes, también podrán reabrir. En la apertura de locales en la fase 1 se incluirá un horario preferente para los mayores de 65 años que son el colectivo más vulnerable al Covid-19. Además se permitirán la caza y la pesca para reactivar todo el sector agroalimentario. También se podrá acudir a los lugares de culto, con una limitación de una tercera parte del aforo. Además abrirán los centros de alto rendimiento con medidas de higiene y protección reforzadas y, siempre que se pueda, utilizándolos mediante turnos.

Fase 2: (25 de mayo)

En función de la evolución de la pandemia y del comportamiento de los ciudadanos a lo largo de la primera fase, dos semanas más tarde, en las provincias donde sea posible se saltará a la fase 2. Considerada la fase intermedia, se iniciará alrededor del 25 de mayo «si se cumplen las condiciones y los marcadores». Durante este período se abrirá el espacio interior de los locales con el 30% de la capacidad, garantizando la separación de personas y atendiendo sólo a las mesas. Aunque el curso escolar no volverá hasta septiembre, a partir de finales de mayo, también reabrirán los centros educativos para impartir «actividades de refuerzo, garantizar que los niños menores de 6 años que puedan acudir a los centros en caso de que ambos padres tengan que trabajar presencialmente y para celebrar a EBAU”». También se autorizará la celebración de actos culturales con menos de 50 personas en locales cerrados y con menos de 400 personas sentadas, si el acto es al aire libre. Abrirán también cines, teatros, auditorios y espacios similares con butaca preasignada y limitando su aforo a un tercio. Serán posibles visitas a monumentos y equipamientos culturales como salas de exposiciones, salas de conferencias con un tercio del aforo habitual. Los lugares de culto ampliarán su capacidad, pero con un aforo reducido aún al 50%.

Fase 3: (8 de junio)

En los territorios que sea posible, a partir del 8 de junio, se pasará a la tercera fase. Es la previa a la recuperación de la «nueva normalidad». Será durante ese período donde más se notarán los cambios respecto al confinamiento actual. El Gobierno ya permitirá “la movilidad general» dentro de la provincia, «si bien se mantendrá la recomendación del uso de la mascarilla fuera del hogar y en los transportes públicos”. En esta fase abrirán también los centros comerciales aunque limitando el aforo al 50% y fijando una distancia mínima de separación de dos metros. En el sector de la restauración se suavizará algo las restricciones de aforo y ocupación aunque se mantendrá la separación entre el público. A lo largo de la quincena de la tercera fase, que se alargará hasta finales de junio, se permitirá también el desplazamiento a las playas aunque, como con el resto de actividades, con medidas restrictivas y de separación social que todavía no se han concretado.

Finales de junio

Sí la evolución de la pandemia es positiva, a finales de junio se levantarán todas las medidas restrictivas y se entrará en la «nueva normalidad». A partir de entonces se permitirá la vida normal, la conocida hasta el día 14 de marzo cuando se aplicó el estado de alarma, aunque con nuevas recomendaciones para evitar posibles contagios e incluso un segundo brote. A partir de ese momento también será posible salir del limite provincial para ir a otros territorios nacionales. De esta forma, a finales de junio, se permitirá ir a la segunda residencia fuera de la misma provincia. Hasta la recuperación de la nueva normalidad, esos desplazamientos, solo serán posibles por cuestiones laborales o por el fallecimiento de un familiar.

 

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón