Publicado el: 25 Ago 2020

Los ataques del lobo en Sandamías, sin indemnización dos años depués

La ganadería praviana Arango, que sufrió la muerte de dos novillas de leche en 2018, reclama que se paguen los daños, aunque el Principado se la ha denegado

Una de las novillas atacadas

 

Redacción / Pravia

El 13 de agosto de 2018 fue un día amargo para la ganadería Arango de Sandamías (Pravia). El lobo había llegado hasta sus instalaciones y había matado a dos novillas. En los últimos dos años han estado reclamando sin éxito el pago de una indemnización, aunque el Principado se la ha denegado “al no quedar demostrado que el daño fuera por especies silvestres”, según señala la resolución inicial, que fue recurrida por esta familia de ganaderos. “No se entiende porque en la inspección del guarda nos reconoció que había excrementos, huellas y pelo de lobo en las proximidades de las novillas pero su conclusión era que era una muerte “indeterminada”, señala Daniel García, integrante de esta familia, que cree que, aunque las evidencias eran claras, finalmente se rechazó la reclamación al ser Pravia una zona no considerada lobera. “Tras la inspección avisamos a un veterinario, que realizó un informe y una necropsia en la que concluía que había sido el lobo·. Otra “prueba”, añade Daniel, es que cuando la empresa que recogió a los animales hizo el informe, indicó el peso, que era llamativo: 55 kilos, “cuando pesaban 200 kilos, lo que demuestra que el resto se lo comieron”.

Hoy no saben nada de cómo va el proceso, aunque lo tienen en manos de un abogado. El valor del daño calculan que fue de unos 2.000 euros, “aunque las novillas estaban preñadas y a día de hoy el valor sería mayor”. 2018 fue un año malo para esta ganadería, ya que tuvieron cinco ataques de lobos, aunque también añade que a partir de esa fecha no volvió a aparecer el lobo por la zona. Daniel García explica que, además, la inspección inicial del guarda fue “irregular” porque “no nos dio copia del informe y no se identificó en ningún momento, dejándonos en la indefensión”. Esta ganadería tiene vacas de producción lechera que destina a la Central Lechera Asturiana y tienen 90 cabezas de ganado, siendo una explotación ganadera importante en la zona. “Al mes de que presentáramos alegaciones nos llegaron cuatro inspecciones sanitarias, algo muy significativo, aunque no encontraron nada porque lo tenemos todo por el libro”, añade Daniel García.

 

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón