Publicado el: 09 Sep 2020

La directora y dos monitoras, acusadas de homicidio por la muerte del pequeño Izán

La Fiscalía reclama 3 años y medio de cárcel y el pago de 282.000 euros de indemnización para la responsable de la granja escuela Palacio de Bouza, y para las dos trabajadoras que estaban cuidando al grupo cuando se ahogó el niño

Piscina donde ocurrió el terrible accidente

Redacción/ Pravia

La Fiscalía pide tres años y medio de cárcel, y una indemnización de 250.000 euros para las tres imputadas por el fallecimiento del pequeño Izán Álvarez, en el verano de 2017, cuando participaba en un campamento en la granja escuela Palacio de Bouza, en Soto del Barco. El fiscal las acusa de homicidio por imprudencia, tanto a la directora de la escuela como a las dos monitoras que estaban a cargo del grupo cuando el niño se ahogó.

Según el relato de la fiscalía, “la encargada de la instalación no adoptó ningún tipo de medida de precaución, ni
siquiera la más elemental, en el desarrollo de la actividad de piscina con el niño, que tenía pánico al agua”. Y enumera multitud de irregularidades en la gestión del centro, pionero en Asturias en educación ambiental: el número de menores a cargo de las dos cuidadoras era considerablemente mayor a lo permitido por ley, la piscina no tenía licencia de apertura y carecía de socorrista; la directora no había solicitado al Instituto Asturiano de la Juventud autorización para el desarrollo y organización de actividades de aire libre y la sociedad propietaria de la granja escuela carecía de seguro de responsabilidad civil.

En cuanto a las monitoras, el escrito de la fiscalía sostiene que se sentaron en una hamacas en la parte más alejada de la piscina, pese a estar a cargo de un elevado grupo de niños, 17, y ser conocedoras de que el pequeño Izán tenía pánico al agua, y que los niños estaban jugando a la pelota en el entorno de la instalación.

 

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón