Publicado el: 28 Ene 2019

La reducción de velocidad afectará a 450 kilómetros en Asturias

La medida pretende reducir el número de víctimas en estas vías, que en 2018 se cobraron la vida de 29 personas en la región

Quitando la última señal en Asturias

 

Redacción / Pravia

La delegada del Gobierno, Delia Losa Carballido, acompañada de representantes de la Guardia Civil de Tráfico y de la Dirección General de Tráfico, ha asistido hoy al cambio de una señal de velocidad, como pistoletazo de salida a la reducción del límite máximo en las carreteras convencionales, de 100 a 90 km/h, que entra en vigor mañana. La medida afecta a más de 450 Km de la red viaria del Estado en Asturias y ha supuesto un coste de 6.000 euros. A tal efecto, la Demarcación de Carreteras del Estado ha procedido durante los últimos 30 días a la retirada o cambio de señales con los antiguos límites de velocidad, sustituyendo 31 señales con un coste de 6.000 euros.

Losa Carballido señaló durante el acto en el que se ha procedido a cambiar la última señal de tráfico con límite a 100 km/h, que “esta reducción de la velocidad debe ir acompañada de una mayor vigilancia y control por parte de los cuerpos de seguridad encargados de la vigilancia del tráfico y de mejoras y actuaciones en el diseño de las infraestructuras por parte de los titulares de la vía”.
El principal objetivo de la medida es reducir la siniestralidad vial. La mayoría de los países de la Unión han ido adoptando medidas de reducción de las limitaciones de velocidad en aquellas vías en las que no hay separación física de sentido, siendo la tendencia mayoritaria la limitación de 90 km/h aunque algunos países ya han apostado por establecer en estas vías limitaciones de 80 km/h, como Suecia y Holanda, referentes en seguridad vial.

En 2018 fallecieron 29 personas en estas carreteras en Asturias. El accidente más frecuente es la salida de la vía que representa el 49% de los accidentes mortales, seguido de las colisiones frontales con el 18%. Muchos de estos accidentes están relacionados con pérdidas de control debido a velocidades excesivas.
“A mayor velocidad, mayor distancia de detención. En condiciones óptimas, de vehículo, carretera, conductor y atmosféricas, a 90 km/h se necesita 70 metros para detener el vehículo y a 100km/h la distancia se eleva a los 84 metros, o lo que es lo mismo, más de lo que mide de ancho un campo de fútbol. Con el suelo mojado, la distancia de detención aumenta casi un 70%.
Asimismo, a mayor velocidad menor campo de visión. Un conductor circulando a 65 km/h tiene un ángulo de visión de 70 grados, a 100km/h el ángulo de visión se reduce a 42 y a 150 km/h dicho ángulo es de 18 grados, es decir, solamente ve el centro de la carretera”, argumenta Delegación de Gobierno.

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón