Publicado el: 26 Abr 2019

Escoréu revaloriza su monte tras certificar la madera

El presidente de la parroquia rural, David Martínez, deja el cargo tras ocho años con una larga lista de obras realizadas, entre ellas la reparación de las escuelas y el arreglo de caminos, fuentes y abrevaderos

El concejal de Pravia, Alejandro del Busto; el viceconsejero de Administraciones Públicas, Álvaro Álvarez; el director general de Administración Local, Ricardo Suárez; el presidente de la parroquia rural de Escoredo, David Martínez, y la concejala Sonia Álvarez, durante una visita a las obras de la carretera, en una imagen de archivo

Redacción/Pravia

Si los ayuntamientos son las administraciones más cercanas a los ciudadanos, las parroquias rurales están ‘a pie de caleya’, sobre todo en un concejo como Pravia, que tiene diez de estas entidades locales menores, herederas de un antiguo derecho de gestión comunitaria de los bienes públicos. En las próximas elecciones municipales del 26 de mayo se renovarán sus juntas directivas. En la parroquia de Escoréu no repetirá su actual presidente, David Martínez García, tras ocho años trabajando por la comunidad. “Creo que ocho años es el máximo para un cargo público”, sostiene Martínez, que hace balance de una gestión que incluye una larga lista de obras, y una mejora del aprovechamiento de la madera, la principal fuente de financiación de la parroquia. Y es que la entidad ha conseguido certificar la calidad de la madera de sus montes, lo que ha supuesto una mayor rentabilidad en su explotación, con unos beneficios de unos 10.000 euros al año, de los que el 85 por ciento se destina a obras de mejora de la parroquia. Entre los trabajos realizados, está el arreglo del cementerio, mejora de caminos y limpieza de los mismos, mejora de las antiguas escuelas de Villarigan y Escoreo, ésta última para un centro social, mejora del abastecimiento de agua en la parroquia y registro de manantiales. También se ha acometido una actualización del inventario de bienes de la parroquia, registrando todas las propiedades en un libro, y se acometieron obras de mejora de fuentes y abrevaderos de la parroquia. “Los vecinos son los que deciden, se hace una reunión anual donde se explica lo que se hace y se escuchan las propuestas de los vecinos. Además trimestralmente se celebra una junta de la parroquia, compuesta por el presidente y los vocales, dejando constancia de todo en el acta”, señala Martínez.

El 15 por ciento restante de la venta de la madera se ha destinado a un fondo de mejoras de los montes , destinado a plantaciones y mejoras de pistas forestales. Se ha dotado la zona con puntos de agua para poder reaccionar ante posibles incendios forestales, una gestión que se ha hecho en coordinación con la dirección general de Montes del Principado. Además, han habilitado varias zonas como cargaderos de madera para facilitar la gestión.
“Una de las iniciativas más importante realizadas en la parroquia, con ayuda de la asociación de vecinos, fue la recogida de firmas para el arreglo de la carretera, un compromiso electoral del PSOE local. Hicimos reuniones con el alcalde, el director regional de Administración Local, notas de prensa. Al final se consiguió el arreglo y la carretera mejoró bastante, aunque no se adapta a las necesidades de los pueblos. Hay que tener en cuenta que la mayor riqueza que tiene un pueblo es la venta de madera (tanto pública como privada ). Los pueblos necesitan mejores infraestructuras, y eso está muy lejos todavía”, concluye Martínez.

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón