Publicado el: 16 Ene 2020

El abandono de la Asturias rural

José Manuel R. ANTOMIL

[Desde la ría de Miranda]

Señor Barbón: fuimos muchos los asturianos que vimos con entusiasmo e ilusión, primero su nombramiento como secretario general y luego como cabeza de lista por Asturias del PSOE. Este partido necesitaba rejuvenecerse, pues los viejos hoy son un lastre para este partido y una gran mayoría de gentes de izquierdas veíamos en Vd y en la señora Lastra un relevo generacional.
Estas buenas expectativas además venían avaladas por su buena gestión al frente de ayuntamiento de Laviana y se vieron reflejadas en la elecciones de mayo, en las que ganó a sus adversarios por amplia mayoría.
Los meses van pasando y aunque todavía es pronto, da la impresión de que todo sigue igual que en las legislaturas anteriores.
En campaña, a todos se les llenaba la boca con la Asturias rural, eso que han dado en llamar la ‘España vaciada’.
Es normal que en Asturias vengan temporales. Quienes ya tenemos una edad los hemos visto mucho peores. Pero lo que no es normal es que cada vez que llueve tres días seguidos toda Asturias sea un desastre.
Esto ocurre por el total abandono de nuestras infraestructuras en la mayoría de los casos y en otros, porque esas infraestructuras se han hecho mal, con el consentimiento de la Administración, que las dio de paso. Los regueros y cunetas llevan años sin limpiar y el agua, al no encontrar su cauce natural, busca salida por donde puede, provocando argayos y desprendimientos de todo tipo.
Mire, en el mundo rural hay muchos jubilados del régimen agrario y sus pensiones no exceden de 600€. Cada vez que se desplazan a su centro de salud les cuesta entre 15 y 30€, pues tienen que contratar un taxi. ¿Sería tan difícil negociar con la empresa que tiene el monopolio del transporte de viajeros que al menos dos veces por semana hiciese determinadas rutas para que estos ancianos no tuviesen que rascarse los bolsillos?
En el mundo rural hay cientos de escuelas cerradas, muchas de ellas en total abandono. No les voy a pedir que las abran todas, pero sí que cada 5 parroquias mantengan una. Por un lado evitaríamos que niños de corta edad se peguen inhumanos madrugones para ir al cole y fomentaría el arraigo de esos niños a sus pueblos. Ni que decir tiene que también menguarían las listas de desempleo de miles de docentes.
¿No sería posible que en cada parroquia, dependiendo de su tamaño y número de habitantes, hubiese algún operario para el mantenimiento integral de los pueblos? La Administración solo pagaría la diferencia entre el paro y el sueldo mínimo interprofesional.
No quiero desaprovechar la oportunidad para acordarme de los pequeños autónomos del mundo rural. Muchos llevan más de 40 años creando riqueza y empleo en sus comarcas y lo único que reciben de sus administraciones, es una presión fiscal insoportable. No piden subvenciones ni se niegan a pagar impuestos, lo único que piden es que sean razonables. En Asturias la mayoría de negocios solo tienen beneficios los 4 meses de verano. Los otros 8 meses solo son recaudadores de Hacienda, con horarios de trabajo de 15 o 20 horas, pero sin sueldo.
Las subvenciones de la PAC deberían darse para volver a recuperar las miles de hectáreas de praderías que hoy están a monte improductivo y así liberar para tierras de labor las fértiles vegas. Se podrían convertir los planes de empleo en cooperativas que produjeran lo que estas vegas dieron siempre: fabas, arbeyos y toda clase de hortalizas
Mientras, ustedes solo se ocuparon de crear un observatorio de análisis dirigido por autodenominados expertos en medio rural (lo que vulgarmente los aldeanos llamamos chiringuitos) y ya sabemos todos el resultado que dan en Asturias y en otras regiones del país.
Me parece muy bien la idea de celebrar los consejos de gobierno en los diferentes municipios asturianos, pero sería de celebrar que al menos recorrieran diferentes lugares de esos territorios y viesen personalmente las necesidades de los pueblos, hablando con sus habitantes y no sólo con los invitados que llenan el salón de plenos, que en la mayoría de los casos son los palmeros del alcalde de turno.
Sé que muchos me dirán “eso que pides esta bien, pero ¿cómo se financia?
Pues muy sencillo, solo con que diputados, consejeros y altos cargos de la Administración pagaran de su bolsillo el desplazamiento a su trabajo y su comida diaria, como lo hacen los trabajadores que ganan 900€, ya habría para financiar las medidas que propongo.
Por razones de espacio me quedan algunas propuestas más, como la ayuda a los jóvenes para restaurar sus casas rurales en vez de hipotecarse de por vida etc. Pero ya habrá tiempo para hablar de eso y más.
Por último Sr. Presidente, pedirle un favor si no desajusta mucho los presupuestos regionales: que al consejero de Desarrollo Rural y al Director de pesca fluvial, además del móvil de última generación y de la tableta u ordenador portátil, les provea de un diccionario de la Real Academia de la Lengua Española y que después les haga copiar mil veces el significado de vedado y refugio de pesca.
Sin otro particular, desearle un año pletórico de salud y una exitosa legislatura. Sus éxitos o fracasos políticos, serán los de todos los asturianos.

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón