Publicado el: 14 Feb 2020

Temporada de salmón

Por José Manuel RODRÍGUEZ ANTOMIL

Cuando está columna vea la luz los aficionados a la pesca del rey del río ya estarán preparando sus aperos, engrasado de carretes, comprobación de anillas y nylon, etc, ya que en marzo se abrirá la pesca sin muerte y el 12 de abril la pesca con muerte. Ese día será fiesta en todas las riberas y en la del Narcea, especial si ese primer día sale el campanu y se subasta en Cornellana, capital salmonera de España. Antes la Administración tendrá que publicar la normativa en la cual no se esperan muchos cambios, pero que para el próximo año tendrá que cambiar radicalmente.

La pesca deportiva de salmón además de un deporte es una actividad económica de la que Asturias no se puede permitir el lujo de prescindir.  La nueva normativa debe de ser proteccionista con el salmón y a la vez benévola con el pescador y también equitativa para que todos puedan acudir algún día y no sean siempre los mismos quienes tienen todas las opciones, por diferentes causas.
Al río, hay que quitarle presión y no poniéndole cupo a los pescadores, más bien hay que ponerlo al propio río. Lo ideal sería que después de un largo recorrido de veda a la entrada de los ríos, para que el salmón pueda descansar, los tramos libres sean más restrictivos, no puede ser que en algunos pozos libres se junten hasta 50 cañas para el sorteo y que cada media hora se les esté dando cera en las largas jornadas de abril, mayo y junio; además hay que repartir el recurso, si en un coto no pueden salir más de tres salmones, en los tramos libres no tiene por qué ser de otra manera.
Otra cosa muy importante sería que los mismos pescadores no puedan pescar más de dos días por semana. De esta manera se conseguiría que más gente pudiese practicar su deporte favorito. No puede ser que se pueda pescar toda la temporada por 20 euros si ir a un partido de fútbol o cualquier otro deporte ronda los 30 euros por sesión, el disfrutar de la naturaleza y la calma que da el río, no puede salir gratis y mucho menos, si te llevas un salmón. Soy consciente de que con todo esto que digo los pescadores me pondrán «a parir», pero en pesca está todo inventado y la realidad es la que es.
La Administración debe velar por el salmón, controlando la población de cormoranes, nutrias y garzas, así como el furtivismo, tanto en la bocana de los ríos como en las riberas, si es que la hubiere. Es obligación de la Administración la limpieza de las orillas y el cauce de los ríos, así como exigir a las eléctricas el mantenimiento del cauce ecológico, para proteger la repoblación natural, así como exigir a todas las empresas cumplan rigurosamente la prohibición de hacer vertidos al río (baste mirar como bajan a veces las aguas del río Cauxa). No bastan las sanciones económicas, pues para las grandes empresas sale más barato pagar la multa que hacer las correcciones necesarias.
Por último, reconocer la gran labor que están haciendo todas las asociaciones, sin excepción, pues a todas les une la defensa de los ríos y de los peces, pero estas asociaciones tienen que ser colaboradoras de la Administración y nunca sustituir a ésta. La Administración debe de ser consciente de que los peces no votan ni entienden de fronteras y comarcas y no se puede hacer la normativa ni tomar decisiones que favorezcan a unos municipios y perjudiquen a otros, que ni siquiera consideran salmones. Se sabe que el salmón vuelve a donde nace y si no nace en una cuenca, difícilmente volverá a ella, los números son demoledores
No hay mejor repoblación que la natural. Por ello no se puede volver a repetir lo de este año con el refugio y vedado de pesca de Las Mestas y el Pigueña, esos lugares deben se intocables para llevar a ningún centro ictiológico, sea de la asociación y la comarca que sea. Ese hecho no puede volver a producirse, ni en diciembre ni en ninguna otra época del año y al responsable de haber tomado esa medida, deberían haberlo fulminado inmediatamente. ¿Qué les parecería si a mí me dieran una autorización para cazar en Cabárceno ?
Si se quieren repoblar otros ríos, deberá ser con salmones de esos ríos, pero pescar reproductores de la zona medio alto del Narcea es un atentado contra la naturaleza en general y contra el salmón en particular. Lo dicho, el vedado del Pigueña y el refugio de Las Mesas, intocables para todos
Feliz temporada de salmón.

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón