Publicado el: 24 Abr 2020

La zona rural tiene más posibilidad de salir antes del confinamiento

 El Principado constituye hoy una comisión de expertos para estudiar la propuesta asturiana al Gobierno, que será “asimétrica” y con dos realidades diferentes, la del triángulo Oviedo-Gijón-Avilés y el resto

El estudio epidemiológico, en el que se sitúa a Pravia entre los más afectados en tasa de incidencia y a Muros y Soto entre los menos, tendrá peso en el calendario del proceso de desescalada

Juan Cofiño y Melania Álvarez, durante la rueda de prensa

Redacción / Pravia

La villa de Pravia podría salir más tarde del confinamiento que Muros y Soto. Esa es una de las opciones que podrían barajar los 11 expertos que hoy se constituyen en comisión para plantear al Gobierno de Asturias los factores a tener en cuenta con el objetivo de iniciar el fin escalonado del confinamiento por la pandemia del COVID-19.  El vicepresidente del Gobierno Juan Cofiño explicó ayer que la propuesta que el Principado hará al Gobierno tendrá en cuenta la territorialidad y el grado de incidencia de la pandemia por concejos y comarcas. En ese sentido matizó que hay dos realidades claramente diferenciadas, la formada por el territorio dentro del triángulo central de Oviedo-Gijón y Avilés y el resto. En ese sentido, aunque Cofiño no quiso adelantarse a las directrices que tendrán que proponer los expertos, dio a entender que las zonas con más contagiados tardarán más en romper el confinamiento que las menos afectadas.

La base que para ello tiene el Gobierno es el estudio epidemiológico que periódicamente lleva a cabo el Observatorio de Salud de Asturias, por lo que, en base a estos datos, la villa de Pravia no saldría muy bien parada, ya que su tasa de incidencia (afectados por cada 100.000 habitantes), es en estos momentos la más alta de Asturias. No obstante también es cierto que el brote principal se concentra en un solo punto, en la residencia pública de mayores, con 36 contagiados y siete fallecidos, según los últimos datos, detalle que también podría ser tenido en cuenta por los expertos. Los concejos que por su tasa de incidencia sí podrían beneficiarse de un fin del confinamiento más ágil serían, por contra, Soto del Barco, sin ningún caso oficial de contagio, o Muros, con una incidencia muy baja (tres casos oficiales declarados).

El Gobierno de Asturias pondrá en marcha un comité de expertos que tendrá como propósito compatibilizar la seguridad sanitaria con la recuperación paulatina de la actividad económica en todos los sectores. El presidente del Principado, Adrián Barbón, ya anunció el sábado la formación de este grupo. De este modo, en Asturias habrá dos comités: uno, de índole estrictamente técnica y sanitaria, liderado por el consejero de Salud, Pablo Fernández Muñiz; y otro, con un ámbito más amplio de actuación, formado por expertos independientes y que tendrá en cuenta las aportaciones que se le hagan llegar desde la propia Administración, que consultará con los diferentes sectores afectados. Ambos trabajarán de forma coordinada. De hecho, Rafael Cofiño, director general de Salud Pública, también participará en el grupo de expertos.

Juan Cofiño ha explicado sus planes para la constitución y funcionamiento del grupo. Por un lado, varias consejerías trasladarán sus respectivas propuestas de cara al proceso de desescalada. Previamente,  los departamentos del Gobierno asturiano identificarán todas las acciones que tengan incidencia en la reducción paulatina del aislamiento, después de un proceso de solicitud de propuestas y diálogo con los  diferentes sectores económicos y sociales de la comunidad autónoma. Los planteamientos elaborados por el  Ejecutivo regional se contrastarán con las opiniones de quienes integrarán el grupo de expertos, que aportarán también sus puntos de vista, tanto con carácter general como sectorial.

De esa confrontación de criterios y propuestas resultará el plan de salida, una propuesta  para la vuelta a la normalidad que tendrá en cuenta la situación de cada uno de los sectores más afectados, como el comercio, la hostelería o el turismo, por citar tres de los casos más notorios. El calendario será orientativo y dinámico, porque tendrá que ajustarse en función de la evolución de la pandemia. Finalmente, ese plan será elevado al Consejo de Gobierno y, una vez aprobado, remitido al Ejecutivo estatal.

El Gobierno de Asturias prevé disponer de esa hoja de ruta en la primera quincena de mayo. Tal y como se ha hecho en la gestión sanitaria de la crisis, el Principado trabaja con la intención de anticiparse a los acontecimientos para ofrecer la respuesta más ágil posible. No obstante, Juan Cofiño ha recordado que, si bien las comunidades autónomas tienen capacidad de propuesta, la decisión última corresponde al Gobierno de España, que ha asumido el mando único a partir de la declaración del estado de alarma. De momento, la vigencia del mismo se prolongará hasta el 10 de mayo.

El presidente del Principado ha defendido en varias ocasiones que la “operación salida” del desconfinamiento ha de tener en cuenta la situación de cada comunidad, tanto en lo que se refiere a la incidencia del coronavirus como a sus características socioeconómicas. Barbón ha reiterado este planteamiento en las videoconferencias semanales que mantiene con el presidente Pedro Sánchez y el resto de líderes autonómicos.

 

 

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón