Publicado el: 17 Jun 2020

“No te preocupes hermano, que a mi me ampara la Virgen del Valle”

Emotiva despedida de los pravianos y la familia de la ‘hermana Araceli’, que quiso ser enterrada en Bolivia “porque allí es donde están mis amigos y mi familia, los pobres”

Muchos vecinos acudieron ayer al funeral en la Colegiata de Pravia

 

Redacción / Pravia

“No te preocupes, hermano, que a mi me ampara la Virgen del Valle” fueron las palabras que la Araceli Revuelta le transmitió a su hermano unos días antes de morir en Bolivia, en donde ejercía como educadora y sanitaria. José Antonio Revuelta, acompañado de sus hijos tuvieron en la tarde de ayer palabras de recuerdo para ella, en una emotiva despedida en la colegiata de Pravia. La religiosa era muy devota de la Virgen del Valle, pero su vida estaba en Bolivia, en donde quiso enterrarse “después de tantos años y siendo hermana de los pobres, es aquí en donde están mis amigos y mi familia”, había dicho.

Muchos vecinos de Pravia acudieron ayer a la Colegiata a la despedida con una misa en su honor. Fallecida en La Paz (Bolivia) el pasado 22 de mayo, pasó toda una vida dedicada a la iglesia católica y dentro de esta a los pobres. El 23 de mayo se celebraban sus honras fúnebres presididas por el Arzobispo de La Paz y los obispos del Alto y el de los padres Franciscanos. Ayer recibía un último homenaje público en su villa natal.

Araceli Revuelta ya recibió un homenaje en Pravia en el verano de 2017 para reconocer toda su trayectoria vital. Misionera y enfermera, siguió, a punto de cumplir los cien años, al pie del cañón, tras 60 años trabajando para mejorar las condiciones sanitarias en Bolivia.

Biografía de Araceli Revuelta

Deje su comentario

La Información del Bajo Nalón